No podemos cambiar a ninguna persona

363

Cada tanto tomo mis viejos cuadernos de apuntes. Esos que me acompañaron en mis meditaciones en los años de Seminario y primeros años sacerdotales. En sus líneas me descubro tratando de ser fiel a la Palabra de Dios. Y también constato mis constantes caídas en las mismas cosas: ¡qué difícil es transformar el propio carácter!

El 23 de mayo de 1991, meditando la primera carta de San Pablo a los Corintios (12,12-31) escribía:

“Aceptar la novedad que es la otra persona dentro de una comunidad es aceptar la novedad del Espíritu Santo. Este sopla cuando y donde quiere. Y da a cada uno su función concreta dentro del cuerpo comunitario”

Aceptar al otro como don, sin intentar cambiarlo para que quede a mi medida… no es sencillo. Pero mucho menos sencillo es cambiar al otro: ningún ser humano puede hacerlo. ¡Que misterio lindo es el de la libertad!!!

1 Comentario

  1. Esta semana que esta terminando ha sido al menos para mí providencialmente diferente.
    Tuve que vivir diversas situaciones y no todas fueron agradables relacionadas con mi familia, el trabajo y sobre todo la forma en que me relaciono con las demás personas, cada una de ellas tuvieron que ver con las 2 frases que rescate de este escrito: “¡Que difícil es transformar el propio carácter! y Aceptar la novedad que es la otra persona.”
    Pero como se dice por mi tierra “la sangre no llego al río”, hablando la gente se entiende y yo personalmente me quedo con lo bueno de hay en cada situación por mas desagradables que hayan sido.
    Cuando llego el jueves después de haber tenido 3 días muy complicados, tenía la necesidad de hablar con alguien, sin tener en claro a quien debía llamar para conversar de todo lo que hace un tiempo me viene pasando yo sentía que era un combo completo: familia, trabajo y otras cuestiones. Salgo de mi trabajo y en la esquina encuentro a un amigo que hacia unos meses que no veía, un sacerdote que había estado unos años en la Parroquia donde yo colaboraba y nos pusimos de acuerdo para vernos a la tarde. Fue muy gratificante la conversación (no confesión) que tuvimos café por medio al menos para mí después de 2 horas de charla. Sin duda la mano invisible del Señor actuó y el decidió a donde tenia que ir y con quien hablar.
    Y terminando la semana llega a mi correo este post del Padre Fabián lo primero que pensé fue pero esto es providencial, resume en unas pocas líneas todo lo que me esta pasando actualmente.
    Y me quedo con la última frase ¡Que misterio lindo es el de la Libertad!!!
    Libertad para decir lo que uno piensa, Libertad para hablar de nuestros propios sentimientos aunque sepamos que no hay reciprocidad de la otra parte, dejar que cada persona goce de su propia libertad sin intentar cambiarla y darnos cuenta cuando nuestra tarea a terminado y tener que dejar lugares muy queridos, pero convencidos que es lo mejor para todos y justamente hacer uso de nuestra Libertad para partir.
    Gracias Padre por este post a mí al menos me hizo muy bien.
    Que Dios te bendiga.

  2. Quiero compartir con uds algo de mi vida. Estamos casados con mi esposo desde hace diez años y tuvimos siete anos de noviazgo y tenemos 35 años, o sea que estamos juntos sin separarnos desde que tenemos 19 años. nos amamos muchísimo, pero por supuesto con el paso de los años la relación cambia, cada vez nos queremos más si es posible pero tambien ciertas cosas no son iguales, Por suerte! ya no me pongo nerviosa si me dá un beso,ni cuando está por llegar, ya no tiemblo pensando que está hablando con otra mujer, y a él le pasa lo mismo. Es un amor más maduro y muchos pensarán que sin pasión, pero no es así, es distinto y para mí mejor. Esto lo escribo porque estoy rodeada de personas que se divorcian porque sienten que ya no se aman porque el otro ya no es tan novedoso o porque no pueden cambiar al otro etc. Yo creo que antes de casarse hay que mantener los ojos muy abiertos y luegos entrecerrados. No me interpreten mal, no es que yo hago la vista gorda de cosas graves, pero no hay que “hincharle las p..! al marido con insignificancias ni molestar a la esposa con idem. cada uno es como el y la gente no cambia, mejora, pero la esencia es muy dificil de modificar, la creencia contraria es la causante de la mayoría de los divorcios y matrimonios desdichados: Es mujeriego, pero va a cambiar, es jugador/a, es mentiros0/a, es vago/a, es golpeador/a etc pero vá a cambiar. ¿Cambiar?, no como mucho mejorará. Yo creo que con la ayuda de Dios y la Virgen se pueden lograr sanaciones y conversiones pero tambien hay casos en los que la pesona no deja a Dios entrar en su vida por lo que esto no va a ocurrir.
    En Croacia cuando se celebran los matrimonios el Sacerdote pone en las manos de los dos esposos una Cruz y les dice que cada uno es la Cruz del otro. En nuestro mundo secular y en busca permanente de placeres esto suena horrible. Pero si lo pensamos bien nuestra familia es nuestra cruz, fuente de gozo, alegría, dolor.
    Por eso no al divorcio! Debemos soportar los malos momentos, disfrutar los buenos y darle a nuestro esposo/a todo nuestro amor. En caso de algo terrible como drogas, alcohol, golpes creo que se podría buscar ayuda o no convivir bajo el mismo techo pero no divorciarse.
    De cualquier manera todos los que conozco se separaron por causas totalmente ajenas a estas últimas que nombro, se separaron por ser egoistas e inmaduros/as y no querer dar la vida por el otro ya que creo yo el matrimonio es como Cristo y la Iglesia y si Cristo nos perdona cada día como nosotros no podemos perdonar a nuestro cónyuge. Abrazos

  3. Querido Padre: Gracias por el trabajo de armar el blog.Gracias por poder tener un sacerdote a quien “escuchar” entre domingo y domingo y que también nos escucha. Me gustaría ir a misa diariamente, pero solo puedo leer la Biblia y rezar el Rosario. Abrazos a todos

  4. Mariana es la primera vez que entro al blog del padre Fabián, apenas ahora me entero de el por el sitio de catholic net. Es este tu comentario el que mas me llama la atención porque muchos de nosotros tenemos este problema de pensar que los demás deben de ser como nosotros y perdemos muchas energías y parte de nuestra felicidad molestándonos por lo que hicieron , dijeron o dejaron de hacer.
    Muchas gracias por tu comentario mi esposa y yo nos parecemos a ustedes ya que estamos en un ambiente en el que existen muchos divorcios y hastíos entre las parejas pero nosostros nos aventamos 8 años de novios y llevamos 14 de casados con 3 maravillosos bebes. 22 años de estar juntos y gracias a Dios nos seguimos "ADMIRANDO" por las cosas buenas o malas que hacemos. Dios los bendiga

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí