Necesitamos sentirnos pequeños

386

Pequeños, limitados, grandes, abiertos a la miseridordia. El obispo checo Jan Vokal dijo estas preciosas palabras en la la breve meditación matutina que abrió este 23 de octubre la congregación general del Sínodo de los Obispos sobre la Familia. La tomé desde el VIS. ¡Una maravilla!!!

Más fotos como esta: haga click en la imagen.

De vez en cuando advertimos la necesidad de detenernos, de levantar los ojos al cielo, y acordarnos de que no somos los amos del mundo y de la vida. Tenemos que contemplar el cielo, las montañas, el mar; sentir la fuerza del viento, la voz de las grandes aguas… como le gustaba hacer a San Juan Pablo II, de quien ayer fue la memoria litúrgica. Necesitamos sentirnos pequeños -como en realidad somos- en el gran universo que Dios ha creado y sigue creando y vivificando en cada instante.

Vivir cada vez más en medio de cosas artificiales, hechas por nosotros, cambia lentamente nuestra percepción de la realidad y de nosotros mismos. Sin darnos cuenta nos olvidamos de dónde estamos y de quiénes somos; perdemos el sentido de nuestra verdadera dimensión: a veces nos sentimos omnipotentes, mientras no lo somos; a veces nos sentimos impotentes, mientras no lo somos. Como el profeta Amós nos recuerda, somos como una brizna de hierba, es cierto, pero nuestro corazón es capaz de infinito. Somos “casi nada”, es cierto, pero podemos preguntar “¿por qué?”, y sentir dentro de nosotros un vínculo misterioso, a veces doloroso, con Aquel que creó el mundo, el sol, la luna, las estrellas.

De todas las criaturas -que, a su manera, son más humildes y obedientes al Creador que nosotros- los seres humanos somos los únicos que reconocemos , y a veces sentimos, que esta omnipotencia de Dios, esta incomprensible magnitud, es solamente amor y amor misericordioso, tierno, compasivo, como el de una madre por sus hijos, pequeños y frágiles. Somos los únicos en darnos cuenta de que toda la creación gime y sufre como si tuviera dolores de parto.

Al final, recordando a Juan Pablo II, hace un llamado a ser y celebrar la misericordia.

3 Comentarios

  1. Araceli Carranza¡ Que maravilla la reflexion!!!Es cierto ,en distintos momentos de nuestra vida sentimos estos sentimientos. A veces todopoderosos y otras totalmente incapaces. Ni lo uno ni lo otro. Simplemente somos pequeñas criaturas de Dios que con su ayuda logra mos lo que necesitamos ,en ese momento,cuando sirva para el crecimiento de nuestra espiritualidad y eso solo lo sabe Dios. Bendiciones

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí