Mons. Puiggari, la dictadura, la tortura y el terrorismo de estado

402

No es el primer comentario que me gustaría hacer sobre el nuevo Arzobispo de Paraná. Pero va a ser la noticia en todos los medios locales mañana. Así que es bueno anticiparse un poco. Sobre todo porque fue un tema que resonó mucho al anunciarse su venida.

La Oficina de Prensa, a través de Twitter, nos informó que hoy, a las 11 hs, Mons. Puiggari ofreció una conferencia de prensa. Estos son los mensajitos:

Mons. Puiggari se encuentra en una rueda de prensa en el salon del Arzobispado.
La Iglesia debe trabajar para que no haya excluidos y por un pais reconciliado. Mons. Puiggari

El Canal Once, en su página digital, tiene extractos más largos sobre el tema. Pueden ver la nota completa aquí. Pongo algunos párrafos:

Hace falta tiempo de la historia para poder juzgar todos los hechos, pero (Tortolo) era un hombre muy preocupado por la situación que le tocó vivir.

Lamento mucho que generara polémica, porque simplemente relaté un hecho histórico.

Creo que es urgente la reconciliación en la Justicia. No voy a dar un paso para crear más antinomia. Todo el pasado, que la Iglesia no pretende taparlo, hay que dejarlo en manos de la justicia. Yo me tengo que ocupar del presente.

Le pido a Dios que de una vez por todas se solucionen todos estos temas pasados, que podamos mirar de frente una Argentina nueva. Creo que hace falta la justicia, y me gustaría una Justicia mucho más rápida.

Cuando me fui de acá, en 2002, todo esto no estaba así. Pero la historia atrae polémica, y por eso el mejor aporte que puedo hacer es el silencio, dejar que la Justicia actúe y crear siempre un manto de paz, de diálogo, de comprensión con los que han sufrido y de tratar de superar las heridas de una historia muy dolorosa.

A Tortolo lo conocí de chico. Él me ordenó. Qué puedo tener de agradecimiento a alguien que me ordenó.

En algún momento habrá que hacer una historia de la Iglesia de Entre Ríos hasta el 2000, pero hay que dar tiempo y personas idóneas.

Entre Ríos, la primera parte del conflicto, fue un lugar sereno. Yo vivía estudiando en el Seminario sabiendo lo que pasaba en el mundo, pero no teníamos radio, Internet, ni la televisión. No existía nada de eso, y uno vivía sufriendo por lo que se enteraba, pero sin datos conocidos.

En mi familia tengo parientes que han desaparecido y han muerto, entonces no me era un tema indiferente, pero lo vivía a los 20 años y con la cultura que era más aislada que hoy.

Le pido a Dios que no me encuentren en una frase que invite a la violencia, a la rebelión o a la venganza, porque en Argentina necesitamos superar este clima de irritabilidad y de agresividad.

Yo no reivindico nada, condeno toda muerte absolutamente, mucho más lo que sea tortura y terrorismo de Estado y defiendo la vida a ultranza, de cualquiera de quien piense en las antípodas que pienso yo.

Como ya dijimos alguna vez por estos lados, la violencia es de todo… menos cristiana.

1 Comentario

  1. Las palabras de Monseñor Puiggari me traen paz. Y me parece prudente el silencio que se propone dejando las cosas en manos de la Justicia. Por otra parte me parece interesante la idea de elaborar una historia de la Iglesia en Entre Ríos.

  2. La verdad es que empezamos mal Monseñor. Una ronda de prensa en la cual su discurso fue “politicamente correcto”, en la linea oficial. Como todos los Obispos, su politica es evitar toda confrontacion a toda costa. Tiene miedo a decir la verdad, tal cual el la conoce. Y decir la verdad equivale en estos casos a decir que la Argentina sufrio un ataque armado (ahora cultural) del marxismo internacional, a traves de las bandas montoneras y erpianas. Bandas cuyos sobrevivientes ocupan actualmente, a nivel nacional, provincial y local puestos politicos de relevancia. Es que monseñor prefiere “olvidarse” de esos datos que bien los debe tener presente, a jugarse y sufrir persecusion de los “mass media” y las organizaciones de “derechos humanos”. En cambio lastimosamente rindio examen de blancura ante los “periodistas” que se quedaron contentos con el nuevo Obispo, que dio muestras de sumision y no “sacar los pies del plato” ante el poder cultural izquierdoso. Asimismo dice seguir la misma linea de sus antecesores. Asi vamos mal! Parece que el Altisimo esta enojado con nosotros. Nos manda “funcionarios clericales”. Y no testigos y martires, como la Argentina necesita imperiosamente hace mucho tiempo. Ojala la gestion de monseñor tome un rumbo distinto…y santamente me tape la boca. Oremos pro eclesia!

  3. Mi oración es sobre todo por vos, Gregorio (seguramente un seudónimo), para que el Espíritu Santo te ayude a comprender y no a juzgar lo que no se adecua a tus pobres estructuras mentales (que vos la confundís con celo pastoral y testimonio martirial…). Que abundantes bendiciones caigan sobre vos, hermano.

  4. Padre, usted que parece tener al Espíritu Santo habitando en su alma, al contrario de mi pobre persona, pecadora e ignorante, me gustaría que me trate de sacar de algunas dudas: ¿Porqué tengo, segun usted, una pobre estructura mental? ¿Cuál es la confusión entre celo pastoral y testimonio martirial? (no lo he logrado entender. ¿En alguna parte del comentario dije alguna mentira? Se que mis palabras no son “politicamente correctas”, pero es que de chico me enseñaron a no practicar ese tan feo deporte llamado “clericalismo”. Y la verdad es que para tergiversar la historia ya tenemos bastante con los Pigna y los Verbitsky, también Monseñor anda en esa movida? Que hubiese sido de Monseñor, de usted y de mi, si en Argentina la celeste y blanca mariana hubiese sido arriada y la banderita colorada de la hoz y el martillo hubiese sido colocada en su lugar??? El que quiere seguir tragandose los cuentitos de los “jovenes idealistas” que lo siga haciendo. Yo ya me trague muchos sapos como para que en este 2011 me siga creyendo esas fabulas. Cuesta tanto decir esto sin complejos?
    Repito, si la politica pastoral de los Obispos sigue siendo la de quedar bien con todos, no enfrentarse con nadie, malos pastores tenemos. Se alejan de Cristo, que generó amor y odio, al igual que su Iglesia durante 2000 años. Pero cuando no son ni chicha ni limonada, me hace acordar a la parabola de la sal que no sala. Por eso no es de extrañar que en la despedida de Maulion muy pocos laicos fueran a la misa de despedida (lo dice usted en su blog). Es que el discurso “componedor” que desarrollan, como si la Iglesia fuese una agencia de diplomacia, y no decir las cosas como son (al pan pan y al vino vino), no atrae, ni compromete, ni calienta a nadie. Ese es el resultado final de esta falsa pastoral que junta pero no une, y cuyos lamentables resultados estan a la vista de todos.
    Gracias por sus oraciones. Espero que las mias tambien sean dignas ante el Altisimo por usted y el neo pastor.

  5. Seguro que no sos clerical. Pero se nota que sos anticlerical del clerigo que no está de acuerdo con vos: o dicen lo que yo creo que deben decir y condenan lo que yo creo que deben condenar… o son tibios apóstatas. Que querés que te diga: ya me cansaron estas posturas. Y no sólo a mí. La Iglesia va por otro camino. Te recuerdo dos de las frases que dijo el “neo-pastor”:
    “Le pido a Dios que no me encuentren en una frase que invite a la violencia, a la rebelión o a la venganza, porque en Argentina necesitamos superar este clima de irritabilidad y de agresividad.”
    “Creo que es urgente la reconciliación en la Justicia. No voy a dar un paso para crear más antinomia. Todo el pasado, que la Iglesia no pretende taparlo, hay que dejarlo en manos de la justicia. Yo me tengo que ocupar del presente.”
    Comparto esto de Mons. Puiggari: mirar al presente y sus desafíos. Yo soy de una generación posterior a la de los setenta. Si en esa época vieron todo con la perspectiva del ying/yang; tesis/antítesis (o como quieras llamarlo), ya eso no es actual. Si tenés que resolver cuestiones que quedaron abiertas para vos… no pienses que a todos nos interesan. Han pasado 30 años y el mundo es otro: ni siquiera tenemos un “muro” que nos separe.
    Tema aparte: me queda una duda existencial. Si tanto les interesa que se hable de temas espirituales, ¿porque nunca los que piensan como vos comentan entradas como esta?: http://padrefabian.com.ar/la-santidad-es-un-vacio-que-se-llena/ (por citarte alguna en concreto y que no es directamente surgida de mi teclado) o esta otra: http://padrefabian.com.ar/apuntes-del-curso-de-verano-para-catequistas/ (que si es un resumen mío). Me parece que si no tienen un enemigo ideológico al cual combatir… la fe les queda grande.

  6. Grande Pa…. Jesús dijo que el vino a traer guerra….. que no es la GUERRA que muchos creen, es la guerra del amor. Bien por Monseñor ….no hay cosa que enoje mas a los violentos …que LA PAZ. Y bueno yo diría a este hno Gregorio que de un paso al frente y hable , diga todo lo que cree hay que decir, desde un compromiso con el pueblo en algun puesto de servicio (cargo) o como sea, porque por lo que yo se IGLESIA SOMOS TODOS , no solo el Obispo y los curas. Dios bendiga a cada uno de los argentinos porque de verdad lo necesitamos

  7. Me alegran las palabras de Monseñor, porque esas mismas palabras en boca de cualquiera pueden ser solo “políticamente correctas” pero en la suya me suenan a compromiso y trabajo por la paz; luego será responsabilidad de todo cristiano colaborar en ese trabajo y comprometerse. Ir al choque verbal en estos temas es muy fácil, hasta para mí que no viví en esa época, también es fácil ver que algunos de los que hiciron atrocidades en esos tiempos hoy son funcionarios, pero pensar que tienen en la cabeza lo mismo que hace treita años me suena “infantil” – por usar un término delicado – . Lo que seguro no es fácil es ponerse al servicio de la Iglesia y ser testigo del amor de Dios, perdonando setenta veces siete a esas mismas personas con sincero amor. Un abrazo a todos y bendiciones….

  8. La verdad es que esperaba otro tipo de respuesta, “pero se nota que sos anticlerical del clerigo que no está de acuerdo con vos: o dicen lo que yo creo que deben decir y condenan lo que yo creo que deben condenar”….eso se llama simplemente subjetivismo, terreno desde el cual es imposible todo diálogo. Los abogados lo llaman “chicana”, treta para evitar toda respuesta definida, respuestas que no me da a las preguntas objetivas y bien concretas que formulé.
    En cuanto a la Iglesia va por otro camino, es obvio que el elegido es tratar de “aggionarse” a la mentalidad mundana, camino elegido desde hace medio siglo y cuyos “maravillosos” resultados estan a la vista. Por ejemplo, es cada vez mas dificil de diferenciar un colegio católico de uno que no lo es, una universidad catolica de otra no catolica, una misa que a veces parecen murgas, templos que no tiene nada de diferente de un shopping o un cine, enseñanzas y homilias que nadan en un “humanismo” horizontalista y “bien pensante” que hacen bostezar hasta al mas piadoso….y un largo etcetera. En esa linea se encuentran las declaraciones y actitudes de los Pastores, temerosos muchas veces del “que diran” los mass media el dia despues, el no querer enfrentarse al poder de turno (copado hoy por ex militantes setentistas, como los que le rindieron homenajes regalandoles las llaves de la ciudad), de que sus declaraciones no pasen los limites de no enojar a nadie, aun a costa de silenciar verdades evidentes. Aqui cerca de Reconquista (donde resido) hasta hay un payasito llamado “padre Flooger”, lamentable parodia de Piñon Fijo, que hace gansadas para “llevar a Jesus a los jovenes” (!). Y no se te ocurra protestar, porque el Obispo, tan pluralista el, te hecha sabe adonde.
    Ese es el camino que ha optado la Iglesia? Si. Lamentablemente. El resultado: se ha convertido el mundo….o se ha mundanizado la Iglesia? La respuesta es patente. Y no estamos hablando de una situacion pasada de hace 30 años, sino actualísima. Varios optan por mirar para otro lado. La política del avestruz. Yo no!
    Yo tambien tengo 2 preguntas existenciales
    1ero. A quien se refiere cuando interroga sobre “quienes piensan como yo”? Tiene el valor de decir quienes somos? Asi nos enteramos
    2do. Estoy de acuerdo en algo por lo menos con usted. La liturgia de asuncion de monseñor fue bastante buena, rara en estos tiempos, usted la alabó. Pero francamente, del dicho al hecho, hay mucho trecho. Su paso por San Cayetano y en su actual parroquia no lo tuvo precisamente como actor de una restauracion liturgica como para alcanzar en algo a lo que vimos y escuchamos en Catedral. Podremos ver en su parroquia alguna vez esa liturgia tan olvidada como despreciada?

  9. Te respondo a tus dos preguntas existenciales.

    Primero, quién sos. No se exactamente. Se ve que o viviste o estás muy relacionado con Paraná, por todos los datos que manejás. Pero te identifico como alguien que piensa muy parecido a quién le dediqué esta entrada: http://padrefabian.com.ar/que-es-un-hoygan/ O esta otra: http://padrefabian.com.ar/mente-obtusa/ O en la categoría de este polifacético: http://padrefabian.com.ar/me-canso-el-comentador-anonimo/ (No porque seas anónimo o te escondas detrás de varios seudónimos, sino por el tenor de los comentarios que este varón/mujer dejaba). Te leo muy en la segunda categoría de las tres que enumeraba en esta otra entrada: http://padrefabian.com.ar/indiferente-reaccionario-o-discipulo-misionero/

    Segundo: ¿que hay que hacer para “restaurar” la liturgia? ¿Hacer un nuevo Misal o adecuarse al que está en uso? Si me he separado del que está en uso, por favor, indicámelo. Seguro que se me pasan de largo muchas cosas porque soy de aquellos que celebran “una misa que a veces parecen murgas, templos que no tiene nada de diferente de un shopping o un cine, enseñanzas y homilias que nadan en un “humanismo” horizontalista y “bien pensante” que hacen bostezar hasta al mas piadoso….y un largo etcetera.” En mi chatura no alcanzo a ver lo que vos ves con muchísima claridad.

    Pero, como ya te respondí, contestame ahora vos porque les cuesta participar en otras entradas como las que te cité en el comentario anterior. No creo que sea por profundidad de los mismos, ya que soy bastante “mayonesa” en mis escritos.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí