Hace unos días puse una entrada inspirada en las palabras del Juez Zaffaroni. El declaraba que:

“Si cada consumidor tuviera una planta de marihuana en el balcón” de su casa, “entonces no habría tráfico de marihuana”.
“De una planta (de marihuana) ¿qué se puede sacar?, un cigarro solamente, porque no hay riesgo de distribución”.

Se produjeron varios comentarios muy interesantes. Incluso alguien, desde España, apoyando el consumo despenalizado de esa droga.

Hoy, al abrir el correo electrónico, me encuentro con un mensaje de “Analía F. Crespo” que en el asunto pone “marihuana por internet”. Supuse que era una broma, de esas que uno recibe por correo luego de que alguien lee algo en el blog. Pero hice click en la página web que traía y quedé atónito.

Antes de continuar, les cuento que se me armó un lío de conciencia sobre si escribir o no sobre esto. Por una parte, veía que si se difunde alguien que pueda (y quiera) podría tomar medidas contra lo que ¿es tráfico de drogas? Por otro lado, estoy cayendo en la trampa del viejo recurso de marketing que promociona algo creando polémica. Pienso que busco lo primero y tolero lo segundo como efecto no querido. Por eso voy a hablar del tema pero no voy a poner el correo electrónico o la web promocionada. Si alguien, para hacer algo bueno al respecto, lo necesita, que me lo pida por correo electrónico que se lo reenviaré. Mi email está en la página contacto del blog.

Les decía que quedé atónito porque es una web destinada a la venta de semillas de marihuana. Disponen de 14 variedades distintas, cada una con su propio precio. Se pueden pedir desde cinco semillas de cada variedad, pero la compra mínima es de diez semillas. (En el correo electrónico decía: “Marihuana a todo el país a partir de los 25gr y hasta 100gr por pedido.”). Eso sí, ponían una advertencia:

“En virtud de la Ley 20.000 articulo 3 del uso indebido de drogas en la Republica de Chile, es un delito cultivar cualquier planta del género cannabis sin una licencia del Servicio Agricola Ganadero, SAG. Todas las semillas se venden como recuerdos solamente. Debido al hecho de que algunos países permiten legalmente el cultivo de las semillas de cáñamo algunos detalles están documentados. Estos datos se distribuyen libremente a través de la World Wide Web y están disponibles internacionalmente. No promovemos el uso ni el consumo del cannabis«.

Y, al final de la home, un aviso legal:

“La Convención Única sobre Estupefacientes celebrada en Viena en 1961 excluye expresamente las semillas de la planta del cannabis de las sustancias estupefacientes sometidas a fiscalización internacional. Legislaciones de países como EEUU, Canadá, México, Australia, Francia, Alemania y algunos países asiáticos entre otros, prohíben y sancionan la compra, venta, posesión o tenencia de semillas de marihuana. (XXX) no realiza, en ningún caso, envío de semillas de marihuana a aquellos países cuya legislación no lo permita. Ante la imposibilidad de conocer las legislaciones de todos los países, rogamos se informen debidamente y estén totalmente seguros de los términos recogidos sobre el particular en la legislación de su país antes de realizar un pedido. (XXX). comercializa a través de su web productos entre los que se encuentran las semillas de marihuana, así como otros artículos de comercio absolutamente legal en LATINOAMERICA, pero siempre bajo la condición de que sus clientes no los utilicen con otros fines que los que permite la ley. La ley chilena no prohíbe la compra-venta de semillas de marihuana dentro del estado de Chile. La posesión y venta de semillas de marihuana no es constitutiva de delito como recientemente ha sido reconocido por los tribunales chilenos. La ley penal chilena contempla y sanciona como delito contra la salud pública el cultivo de plantas de cannabis destinadas a la venta o tráfico. (XXX). apela a la responsabilidad de cada persona sobre sus actos presentes o futuros y de ningún modo pretende inducir a sus clientes a actuar contra la ley sino todo lo contrario. (XXX). no asume ninguna responsabilidad derivada del incumplimiento de la legalidad vigente o de las condiciones y normas aquí expresadas con especial referencia a los menores de edad”

Se nota que es una página de procedencia chilena. Pero que también cubre las necesidades argentinas a través de un envío por el correo postal, “herméticamente cerrado al vacio en estuches metálicos”. De hecho se puede pagar tanto en pesos chilenos como en dólares o pesos argentinos. ¿Cómo pagar? A través de Pago Fácil o Rapipago. Las indicaciones que dan son:

“Debes enviar un Mail indicando la cantidad de semillas y la variedad. En un lapso de 24 horas recibiras el ticket para realizar el pago en cualquier sucurzal aderida a PAGOFAIL o RAPIPAGO
Es importante que aclares con cual de las dos opciones deseas hacer el pago.
El pago se acredita despues de 8 dias habiles, luego de este lapso se envia al comprador su pedido junto con la nota de garantia y factura de compra (en caso de ser necesario enviar datos para llenar la factura  indicando si esta tiene que ser «A» o «B»)”

Frente a esto me quedan muchas dudas. ¿Es esta una actividad lícita en la República Argentina? ¿Es la consecuencia directa (¿buscada?) del fallo de la Suprema Corte de Justicia y de las palabras de Zaffaroni? El Estado, que hoy en el país quiere regular todo, ¿puede ser indiferente a esto?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorUna planta de marihuana en el balcón
Artículo siguienteAnglicanos que entran en la Iglesia Católica
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!