Los números que manejan los abortistas son falsos

369

Tan falsos como la aprobación del dictamen para que se trate en la Cámara de Diputados Argentina. Pero lo peor es la complicidad de los pseudo-periodistas que se olvidaron de una condición básica de su profesión: chequear la información antes de publicarla. Vamos por partes.

Lo primero, que no es novedad en lo difundido en este blog, nunca hubo un dictamen de la Comisión de Diputados porque nunca estuvieron las firmas necesarias para lograrlo. Los periodistas, que con bombos y platillos anunciaron el tema en estos momentos no saben dónde esconderse (están eternamente agradecidos por la reunión del G20, los subsidios y la desgracia de San Luis). ¿Qué pasó? Dejémonos informar nuevamente por Notivida (boletín 785). Allí, ayer, nos proporciona la nota que ayer entregara la Diputada Patricia Bulrrich al Presidente de la Cámara:

… en mi carácter de Diputada Nacional, miembro de la Comisión de Legislación Penal de esta Cámara, respetuosamente me presento y digo:

Que vengo por el presente a impugnar el pseudo dictamen emitido en el día de ayer, 1 de Noviembre de 2011, por la Comisión de Legislación Penal de esta Cámara, ya que el mismo fue signado sólo por 5 de los miembros de la comisión presentes, cuando había una cantidad de 15 diputados miembros de la comisión en la reunión que se estaba llevando a cabo para tratar el tema del aborto, razón por la cual no se contaba con las mayorías necesarias, de la mitad más uno, para emisión de un dictamen de conformidad con los dispuesto en el Art. 108 segundo párrafo del Reglamento de la Cámara.

En efecto, de los 31 miembros con que cuenta esta Comisión, para formar quórum se necesitaban 16 presentes en la reunión, pasada la media hora, se comenzó a sesionar con 1/3 de los miembros presentes, es decir con la presencia de 11 diputados, con el avance de la reunión, se hicieron presentes otros 4 miembros, con lo que se llegó al número de 15 miembros de la comisión presentes en la sala, razón por la cual para emitir un dictamen que respetara las mayorías dispuestas en el art. 108, se necesitaban 8 firmas, con lo que queda claro que le faltaron 3 firmas al mismo para ser considerado siquiera un dictamen en minoría.

Es por ello que vengo formalmente a impugnar el dictamen en cuestión.

Hace unos minutos, pasadas las 13 hs, TN informa que se cayó el dictamen. Allí dice lo siguiente:

Para generar el dictamen se necesitaban ocho firmas (la mitad más uno). Vega confiaba en que los diputados Ricardo Gil Lavedra y Jorge Rivas (Nuevo Encuentro) estampen su firma porque ambos se expresaron a favor públicamente.

Sin embargo, allegados Gil Lavedra anticiparon a TN.com.ar que no firmará el dictamen porque es un tema “que genera mucha polémica en el bloque radical” y quiere discutirlo internamente antes de acompañar la propuesta. En ese sentido, dijo que aunque está a favor jurídicamente hablando, quiere hacer un último intercambio con sus correligionarios.

¿Por qué el martes se anunció que el dictamen ya estaba? A diferencia de lo que sucede en el recinto, donde se vota en el momento y en seguida se conoce el resultado, en las comisiones las firmas se pueden dar en diferido. Dado que muchas reuniones de comisión se superponen en horario, los diputados pueden presentarse en una comisión, fundamentar su posición y luego autorizar al secretario de la misma a que pase por su despacho en la semana para completar el trámite de la firma. Esto es lo que pasó en esta instancia. Por eso, se esperaba que dos legisladores concluyeran el trámite antes del jueves. Pero eso no sucedió.

“Si no aparecen esas firmas se convoca a un plenario de las tres comisiones involucradas para el próximo jueves a las 12.30”, había informado Vega, quien además apuntó a los que están en contra de la despenalización. “Lo único que quieren es retrasar el tema”. Entonces, habrá que esperar una semana más para ver qué cómo sigue este tema.

La presentación de este poderoso medio de comunicación argentino es, por lo menos, jocosa. El link a través el cual se accede a la nota es el siguiente: “http://tn.com.ar/politica/00071416/aborto-hay-dictamen“. Pero el título de la nota es este otro: “Aborto: se cayó el dictamen“. ¿Porque esa diferencia? Simplemente porque no hicieron los deberes (chequear la información) y ahora la noticia les estalló en la cara (si, ya se… culpa de los obispos… jaja).

Bueno, este es un problema bastante difundido en la lectura y replicación de las noticias mirando solamente los titulares. El miércoles Aciprensa publicó una noticia en la cual decía que había avanzado el dictamen en la Argentina. Entre allí y les dejé un comentario con el link a mi artículo. A las horas habían levantado la noticia y habían puesto esta en la cual dicen lo que hoy informan los medios locales (gente de Aciprensa… un correito para agradecerme o un comentario en mi blog hubiera sido de gente educada… ahh… un recuerdo: se olvidaron de cambiar el título del twitter: “ @aciprensa ACI Prensa Argentina: Despenalización del aborto avanza en Cámara de Diputados bit.ly/vph9jM 2 de nov “). Eso sí, parece que no cuesta tanto hacer periodismo como cuando uno está decidido a hacerlo.

El primer número falso de los abortistas está referido a la presuntas firmas con las cuales se avalaba algo que los beneficia en sus ideologías. Pero no son los únicos. La diputada Donda se despachó frente a todos los micrófonos que pudo con dos estadísticas. Les cito lo que informó Notivida, y que pegué en el blog, porque es lo que le escuché decir en varias partes:

Aseguró que se hacen entre 500.000 y 700.000 abortos al año. Dijo que “cada dos días muere una mujer por aborto y que esas mujeres en su gran mayoría son jóvenes y pobres”.

Dos grandes mentiras que se basan en la falsificación de números de estadísticas.

La primera es que, en la Argentina, se hacen entre 500.000 y 700.000 abortos al año. En realidad no hay ningún estudio oficial en la Argentina que avale esos números. Tampoco ninguno privado, llámese de empresas u ONG. Simplemente existe la palabra de un exministro de salud. Me causó gracia cuando vi que la Wikipedia en un artículo sobre el aborto en la argentina presenta esas cifras y el único link que las avalan es…¡hacia una nota de Página 12!!!

En la Argentina nacen más de 700.000 niños al año. Según la diputada por cada nacido hay un abortado. ¿Un poco exagerado, no? Pero eso no es nada: dice dos cifras entre las cuales hay una diferencia de 200.000 personas. Para tener una dimensión de lo que significa ese número, simplemente les recuerdo que en el informe sobre las defunciones en la Argentina en 2009 dice que fueron 159.983. Es decir, ese “entre… y…” equivale a más que todos los muertos en el país un año: no se pueden hacer cálculos de manera tan grosera.

La segunda cifra mentirosa es la de que cada dos días muere una mujer por aborto. Eso significa que hay 182 muertes. En este otro artículo dije que en el año 2009 fueron 87: una cada cuatro días. (Lamento las 87 muertes, no lamento pensar que es mentirosa quién usa numeros inexistentes para fundamentar su propia postura ideológica)

De la relación que se puede hacer entre estos dos datos, creo que es interesante esta editorial de La Nación. Una cita pero vale la pena leerla completa:

Ahora bien, por separado, ambas cifras impactan fuertemente en el ánimo del observador, pero si se analizan juntas conducen a un estado de perplejidad y desconfianza que invalida todo debate y discurso sobre la delicada cuestión. En efecto, si estas cifras fuesen ciertas, la primera conclusión a sacar es que el sistema clandestino de abortos goza de una altísima eficacia médica.

Si, como todo parece indicar, el antiguo método del perejil, la gelatina o la consabida aguja “asesina” continúan aún funcionando, lo hacen con resultados muy alentadores. De hecho, según estos números, de los 500.000 abortos clandestinos, las fatales consecuencias para las madres sólo alcanzan al 0,02 por ciento, vale decir que ocasionan 100 muertes por año, poniendo en evidencia una eficacia altísima si consideramos los escasos medios de quienes practican estas cirugías ilegales. De más está decir que con esto no se puede pretender de ninguna manera justificar los abortos clandestinos.

Lo que sí buscamos es llamar la atención sobre el resultado matemático: no parece razonable que si hay 500.000 operaciones realizadas en condiciones precarias, sólo resulten fatalmente afectadas el 0,02 por ciento de las madres que se las practican. No resulta creíble, y en todo caso sería preferible que pudiera rebatirse este argumento. Se habla también de un subregistro de mortalidad y problemas vinculados a prácticas abortivas a partir de que los ingresos en las guardias hospitalarias suelen darse por complicaciones posteriores que no dan debida cuenta del real origen de la dolencia.

Ni una sola muerte debería producirse si ello fuese científicamente evitable, pero dudamos de que la aprobación de la legislación por tratarse, que incluye la transferencia de estas cirugías al ámbito de los hospitales públicos, produzca mejores resultados. Se podría concluir que la medicina casera y clandestina es altamente eficaz o que las cifras son falsas.

Mas allá de esto, uno se le aconsejaría a la diputada Donda que trate de conseguirse mejores asesores en estadísticas para no pasar vergüenza difundiendo datos falsos. Claro que no le voy a dar ese consejo porque su mentira es parte de la planificación para instaurar el aborto en un país. Es algo ya muy conocido. Solamente les transcribo esta cita de un informe de Vida Humana sobre las estrategias para legalizar el aborto:

Como parte de su esfuerzo por legalizar el aborto en la América Latina y otros lugares, los proabortistas continuamente exageran el número de muertes maternas por aborto ilegal, para entonces alegar falsamente que “es necesario” legalizar el aborto para que éste sea “seguro” .

En México, por ejemplo, activistas como éstos citaron las cifras de la Cámara Nacional de Hospitales, la cual reportó en 1991, 300,000 muertes maternas por aborto ilegal al año en ese país. Sin embargo, esta exageradísima cifra se estrella estrepitosamente contra los datos del Anuario Estadístico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 1988, según el cual en ese país murieron en 1983 sólo 177,420 mujeres de todas las edades y por todas las causas; 22,330 de ellas en edad fértil. La OMS también reportó 216 muertes debido a los abortos, sin especificar si esta cifra incluía o no los abortos espontáneos.

En Brasil, algunos activistas a favor del aborto indicaron que el diario O Globo informó en 1988 que cada año morían 400,000 mujeres por aborto clandestino en ese país. Sin embargo, según la OMS, el número total de muertes maternas en ese país en 1983 fue de 2,166, de las cuales no más de 371 fueron por aborto.

Los proabortistas también propagan la falsedad de que en el mundo mueren al año un millón de mujeres por aborto ilegal, cuando la cifra correcta es aproximadamente 6,000. ¡Un factor de exageración de 167 veces!

La diputada Donda es fiel discípula de Joseph Goebbels, el cual decía:

“Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá.”

Y los periodistas que se suman a difundir cifras sin siquiera chequearlas… ¡también!!!

1 Comentario

  1. Muy buena la entrada, Padre. Gracias por iluminar desde este ámbito. Un abrazo desde Feliciano.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí