Liturgia de las horas monacal

503

Comparto con los monjes las oraciones de la Liturgia de las Horas (el Breviario, como le diríamos nosotros). Voy a las oraciones de la mañana (laudes), del mediodía (sexta) y de la tarde (vísperas). A la que no me le animo todavía es a la oración de la Madrugada (o maitines para ellos y Oficio de Lectura para mí). La razón… sencilla: es a las 5.30 hs. Seguramente, con el correr de los días, haré un acto heroico y compartiré ese rezo una vez (no prometo más).

En este tiempo de preparación inmediata a la Navidad el himno introductorio de nuestro Oficio de Lectura no me gusta para nada. ¿Motivo? léanlo:

Alegría de nieve
por los caminos
.
Todo espera la gracia
del Bien Nacido.

Miserables los hombres,
dura la tierra.
Cuanto más nieve cae,
más cielo cerca.

La tierra tan dormida
ya se despierta.
y hasta el hombre más muerto
se despereza.

Ya los montes se allanan
y las colinas,
y el corazón del hombre
vuelve a la vida.

Gloria al Padre y al Hijo,
gloria al Espíritu,
que han mirado a la tierra
compadecidos. Amén.

Es muy lindo lo que dice, pero… hoy comienza el verano y hablar de nieve me hace transpirar más por el calor.

Me conseguí el libro que usan ellos, que es distinto, y fui a ver cual era el himno para este tiempo. Hacen uno de Hugo Montes, de Santiago de Chile. Me encantó. Dice:

En los umbrales de la tierra en sombra
la luz va organizando sigilosa
el canto de las aves, los colores
del pan y del vino. ¡Oh, tenue día!
Viven las cosas por la luz que viene;
en la esperanza viven, ya seguras.

Un plumaje de luz por la ventana
anuncia entre las sombras nueva vida:
los surcos en silencio la acompañan
y ofrecen sus terrones al arado;
la tierra se hace adviento de cosechas,
en los granos madura la esperanza
.

Que venga como lluvia a los sembrados
o como sol al trigo más temprano;
de par en par que venga, lo aguardamos,
y esperando apuramos la mañana.
Venga el Señor y véanlo las gentes,
renueve el ojo nuestro y lo veamos.

Precioso en verdad, por la manera como habla de la esperanza del Mesías y, además, porque está más acorde a nuestro clima y costumbres. A este si dan ganas de rezarlo.

1 Comentario

  1. padre,que sincero es ud.me encanta. Asi debemos ser de frente no siempre es todo agradable,lo importante es la oracion y aunque a veces nos resitimos asi debe ser,entregar un poquito cada dia mas de nuestros gustos para acercarnos mas a DIOS.Cuando pasan los dias y lo hacemos habito ya no podemos vivir sin ella.Fuerza padre,que ud. puede disfrute esos momentos creo yo que debe ser hermoso para el SEÑOR que salgamos de nuestro yo para reparar tanto de lo que EL ofrecio por nosotros,piense padre,cada renunciamiento es una ofrenda para nuestro DIOS.MUCHAS BENDICIONES Y LEVANTARSE TEMPRANITO,aunque las oraciones no sean del todo agradables. graciela

  2. Jeje… lamento informarte que el Abad me excusó de la participación en la oración de la madrugada. Así que rezo el Oficio de lectura yo solo, con mi breviario. Y de paso, una confidencia: normalmente nececito algo más de 40 minutos para despabilarme luego del sueño de la noche, así que si quisiera rezar Maitines debería levantarme a las 4.30 hs…

  3. Me encanta la horación de la Liturgia de las Horas… es la oración que rezan los ángeles en el Cielo… :o) saludos!

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí