El Adviento es caminar en esperanza. Y todo caminar supone el gozo de hacerlo y las dificultades que deben ser sorteadas. No hay vida sin pruebas… pero no estamos solos: esa es nuestra fortaleza.

La Iglesia hoy reza por nosotros, sus hijos, para tener la asistencia divina en las pruebas de la vida:

Prueba

En el video lo explico de manera muy sencilla y breve:

la Fuerza Divina nos acompaña… simplemente debemos invocarla más seguido… ¿no?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEsperar con amor
Artículo siguienteTu poder divino nos prepare
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!