Las excusas

319

Ponemos muchas excusas. Casi nunca tenemos la “oportunidad propicia”… pero todos tenemos tiempo y dinero para lo que nos gusta hacer.

Meditación del Evangelio de Hoy: Lucas 14,15-24

En aquel tiempo:

Uno de los invitados le dijo: “¡Feliz el que se siente a la mesa en el Reino de Dios!”.

Jesús le respondió: “Un hombre preparó un gran banquete y convidó a mucha gente. A la hora de cenar, mandó a su sirviente que dijera a los invitados: ‘Vengan, todo está preparado’.

Pero todos, sin excepción, empezaron a excusarse. El primero le dijo: ‘Acabo de comprar un campo y tengo que ir a verlo. Te ruego me disculpes’.

El segundo dijo: ‘He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos. Te ruego me disculpes’.

Y un tercero respondió: ‘Acabo de casarme y por esa razón no puedo ir’.

A su regreso, el sirviente contó todo esto al dueño de casa, y este, irritado, le dijo: ‘Recorre en seguida las plazas y las calles de la ciudad, y trae aquí a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los paralíticos’.

Volvió el sirviente y dijo: ‘Señor, tus órdenes se han cumplido y aún sobra lugar’.

El señor le respondió: ‘Ve a los caminos y a lo largo de los cercos, e insiste a la gente para que entre, de manera que se llene mi casa. Porque les aseguro que ninguno de los que antes fueron invitados ha de probar mi cena'”.

Una reflexión en video sobre las excusas que ponemos

 

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.