Lapidación

351

En el día de hoy leímos en la Misa el comienzo del capítulo 8 de San Juan (1-11):

Jesús fue al monte de los Olivos. Al amanecer volvió al Templo, y todo el pueblo acudía a el. Entonces se sentó y comenzó a enseñarles.

Los escribas y los fariseos le trajeron a una mujer que había sido sorprendida en adulterio y, poniéndola en medio de todos, dijeron a Jesús: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. Moisés, en la Ley, nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres. Y tú, ¿qué dices?”

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=D7OWFc-DmVY[/youtube]

Decían esto para ponerlo a prueba, a fin de poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, comenzó a escribir en el suelo con el dedo.

Como insistían, se enderezó y les dijo: “El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra”.

E inclinándose nuevamente, siguió escribiendo en el suelo. Al oír estas palabras, todos se retiraron, uno tras otro, comenzando por los más ancianos. Jesús quedó solo con la mujer, que permanecía allí, e incorporándose, le preguntó: “Mujer, ¿dónde están tus acusadores? ¿Alguien te ha condenado?”.

Ella le respondió: “Nadie, Señor”. “Yo tampoco te condeno, le dijo Jesús. Vete, no peques más en adelante”.

Para entender el porqué de la realidad que se muestra en este video tal vez deberíamos continuar con la lectura del versículo 12:

Jesús les dirigió una vez más la palabra, diciendo: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida”.

El Evangelio todavía debe resonar en muchos corazones. Empezando por el de los cristianos. Y continuando hasta el confin de la tierra.

1 Comentario

  1. me dejó anonadada Padre… no recordaba que el Islam aúnt tiene esta práctica monstruosa contra la mujer adultera.
    Y donde están los adúlteros???
    Como dice Jesús: El que esté libre de pecado tire la primera piedra…
    Gracias por mostrarnos esto.
    Gracias a Dios y a Jesús tenemos esta opcion de vivir en el amor y en el respeto por los demas, aunque se equivoquen.
    Gracias Dios mío por darme el don de ser tu hija y de vivir en una patria cristiana.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí