Son las palabras de Benedicto XVI en la meditación del Ángelus de hoy. Hablando del Evangelio en el cual Jesús hecha a los mercaderes del Templo dice esto:

La expulsión de los mercaderes del templo fue también interpretada en sentido político revolucionario, colocando a Jesús en la línea del movimiento de los zelotes. Estos eran, de hecho, “celosos” de la ley de Dios y dispuestos a usar la violencia para hacerla cumplir. En la época de Jesús esperaban a un mesías que liberase a Israel del dominio romano. Pero Jesús decepcionó esta espera, por lo que algunos discípulos lo abandonaron, y Judas Iscariote incluso lo traicionó. En realidad, es imposible interpretar a Jesús como violento: la violencia es contraria al reino de Dios, y un instrumento del anticristo. La violencia nunca le sirve a la humanidad, es más, la deshumaniza.

Ya hablamos aquí sobre que la violencia es irracionallos violentos y el no-camino por el que optan. Por supuesto que también reflexionamos sobre el combate espiritual y el derecho a la legítima defensa. Al proponer la paz como camino de vida algunos comentaristas nos trataron de pacifistas (irenistas) alejados del mundo real. Por eso son muy interesantes para conocer el verdadero mensaje de la Iglesia estas palabras de Benedicto… aunque a algunos no le gusten y traten de racionalizarlas para hacerle tener intenciones opuestas a lo que en verdad dice… En realidad, el Papa no hace más que repetir lo mismo que Jesús decía.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorComo aproximarnos a la lectura de los documentos del Concilio Vaticano 2
Artículo siguienteLa Corte se pronunciaría mañana sobre el aborto
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!