La seguridad en internet

337

No es novedad que internet es un medio anónimo.

No terminamos de saber quién está atrás de un correo electrónico o de una página web. Ese anonimato es aprovechado por algunos para hacer el mal. Por eso hay que tener algunas normas de seguridad básicas. No soy experto en el tema y pueden encontrar sitios mejor informados al respecto que este. Simplemente les comparto una manera simple y sencilla que tienen para robarnos los datos. No hacen cosas raras: solamente confían en que caeremos en nuestra ingenuidad.

Hace unos días recibí dos correos muy parecidos, aunque de distintas direcciones electrónicas. Se nota que eran en inglés, traducidos al español vía el traductor de google o algún similar. Decían así (les copio uno):

Webmail Estimado suscriptor,

Esto es para informarle que estamos trabajando actualmente en nuestro Webmail Cuentas de usuario propietario de la seguridad, nos están teniendo debido a la congestión el anonimato de registro de cuentas por lo que el cierre de algunos cuentas que no son más activas y su cuenta puede ser eliminado o suspende el plazo de 24 horas por razones de seguridad si usted no responde a este correo.

Estamos enviando este mensaje de correo electrónico para que usted pueda verificar y dejar que nos saber si todavía desea utilizar esta cuenta. Si todavía están interesados por favor confirmar su cuenta llenando el espacio de abajo.

Completar y enviar la siguiente información para la verificación

* AccessID :………………………

* Contraseña :……………………….

Advertencia! Titular de la cuenta que se niega a actualizar su cuenta en un plazo de Siete días de la recepción de esta advertencia perderá su cuenta permanentemente.

¿Nos roban nuestra dirección electrónica? No. Se la regalámos: les damos mansamente el nombre de usuario y la contraseña. Y, con eso… quién sabe que otras cosas se harían a partir de allí en nombre nuestro. La más sencilla: enviar spam a través de mi correo electrónico.

Lo desconcertante para el inocente es que usaron para comunicarse conmigo direcciones de páginas web que no están en el tema (espero) como esta, esta y esta. En realidad, esa es la primera advertencia para descubrir estas truchadas. En el caso que les cuento, me llegaban a una vieja dirección que aún mantengo: facastro@infovia.com.ar Si el pedido fuera verdad, entonces se debería haber puesto conmigo o desde la Empresa Infovía (que no existe más) o desde Advance (dueña actual) o desde Telefónica (a quién contrato ese servicio).

Algo muy importante: siempre tengamos en cuenta que ninguna empresa seria pide datos por correo electrónico. Esta es, por ejemplo, la advertencia que pone el Home Banking para ingresar a la Red Link del Nuevo Banco de Entre Ríos:

IMPORTANTE
Recuerde que esta Entidad no envía correos electrónicos (e–mail) ni realiza llamados telefónicos para solicitar cambio o confirmación de datos personales (nro de cuenta, nombre de usuario, clave de acceso). Red Link S.A. en ningún caso se comunicará con Ud. requiriéndole este tipo de información.

No caigamos en la trampa. Ser desconfiado ayuda muchísimo en este mundo anónimo que es la red. En este orden de cuestiones, ya les contaré la serie de correos electrónicos que intercambié a principios de este año con el Cardenal “Franc-Rode ,cm cardinal préfet de la Congrégation pour les instituts de vie consacrée et les sociétés de vie apostolique”. Fue de antología (y divertido de mi parte).

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí