La reforma constitucional

349

Hay hechos que, por su trascendencia simbólica. marcan la historia de un país, o de una parte de él. La gesta de mayo que termina en Julio de 1816 o la Batalla de Caseros son algunos de ellos. La sociedad comprende su importancia y dedica un día feriado para hacer memoria de las raíces patrias. Hay otros acontecimientos que tienen igual o mayor significación para la nación, pero que no son recordados regularmente. Uno de ellos es la promulgación o reforma de las constituciones provinciales. Tal vez nadie recuerde puntualmente esas fechas, pero nadie queda al margen de las consecuencias que para el Estado y los ciudadanos esto tiene.
Por este motivo, podemos decir que estamos viviendo un momento que tendrá consecuencias históricas en los destinos de nuestra Patria Chica. El proceso de reforma de la Constitución, que marcha viento en popa, debería ser algo que nos moviera mucho más a los ciudadanos entrerrianos. Esta no es una cuestión de los partidos políticos o de los representantes legislativos. Esta es una cuestión de Estado. Por eso es una cuestión de la cual los ciudadanos deberíamos informarnos mucho más y, en las medidas de nuestras posibilidades, tener una participación más efectiva. Y no solamente a través de los partidos que nos representan, sino también desde las entidades intermedias (o tercer sector). Eso asegurará que, más allá de lo coyuntural, se proyecte un destino pensado desde el bien común y se alejen los fantasmas que se crean desde la afirmación excesiva de los bienes individuales.
El católico, como católico, también está llamado a participar. No sólo a través de la opinión del clero sino, sobre todo, con el compromiso consciente y responsable del laico. Son los laicos los llamados a transformar las realidades terrenales desde la perspectiva que da el Evangelio.
En este contexto, me alegra muchísimo la decisión de un grupo de laicos, referentes de las tres diócesis que tiene nuestra provincia, se hayan animado a opinar y a presentar un pedido al Sr. Gobernador a fin que se contemple la posibilidad de incluir en el texto de la nueva Carta Magna contenidos que consideran fundamentales. No es la intención constituirse en un grupo de presión para hacer una constitución a la medida del católico. Si tienen la intención de “ofrecer un aporte al bien común desde los principios de la Doctrina Social de la Iglesia y con el espíritu de contribuir a este proceso histórico en nuestra Provincia con el anhelo sincero de ver plasmadas las propuestas que a continuación dejamos explicitadas”, como ellos decían. En otras palabras, el cristiano también es ciudadano y desde su conciencia debe hacer los aportes que crea conveniente.
Para información de ustedes, este grupo de laicos entrerrianos han pedido que se incluya un Preámbulo en la Constitución (es la nuestra la única del país que no lo tiene). Además una referencia al Art.4 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que dice que ”toda persona tiene derecho a que se respete su vida, este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”. Junto a esto, una cláusula de protección integral de la familia e incorporar los derechos sociales. Solicitan también que se revise, reforme, actualice o modifique en el Art. 203 de la Constitución vigente, no solo lo vinculado a la educación obligatoria y común, sino también el término “laica”. Por último peticionan que en el punto que incorpora los derechos de las mujeres, niños, ancianos y personas con capacidades especiales y/o diferentes, agregar los derechos de los niños por nacer.
Felicito a este grupo e imploro al Señor para que cada vez más muchos laicos se animen a hacer, con espíritu cristiano, lo que el Señor le pide allí dónde el Señor los ha puesto.

1 Comentario

  1. 1. Natalia – Junio 3, 2007
    me sumo a su oración padre, en esta semana encuadrada de un modo especial por el misterio de la Santisima Trinidad, ruego por todos los argentinos que hacen patria en cada lugar en el que les toca estar… “siendo la levadura en la masa”. Buena semana

    2. Lala – Junio 4, 2007
    Gracias Padre, fuiste el único Sacerdote que nos hizo ver que por lo menos leyó lo que les compartimos, sobre esta presentación.
    Y no es para que nos alaguen , pero como laicos necesitamos de nuestros pastores. el consejo, la corrección, la sugerencia, etc. Que el Señor te siga regalando esa apertura al Espíritu que tanto necesita nuestra Iglesia.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí