La persecución a los cristianos

342

Me pareció muy interesante un artíuolo de Marcos Aguinis en La Nación. En realidad, no dice nada nuevo acerca de la sistemática persecución que están sufriendo los cristianos en el mundo. Con el silencio cómplice de las naciones “civilizadas” que luchan por la instauración de la “libertad” y los “derechos humanos”. Lo interesante es que un resumen de la cuestión hecha por un pensador judío. Les recomiendo que lo lean completo haciendo click aquí.

Les comparto este trocito:

La ONG llamada Mechric (Comité Cristiano del Medio Oriente), formada por instituciones de Irak, Líbano, Sudán, Irán, Siria y todo el norte de Africa, fue fundada en 1981 para monitorear las agresiones que se venían cometiendo contra las poblaciones cristianas desde el océano Indico hasta el Atlántico. La reciente masacre contra la importante iglesia copta de Alejandría determinó que esa entidad publicase un documento en el que -¡por fin con palabras claras!- condena a sus autores directos e intelectuales. “Este acto atroz fue realizado por los seguidores jihadistas de una ideología criminal corporizada por Al-Qaeda, la red Salafi y sus aliados, que están infiltrando las elites de toda la región”. Mechric presenta sus condolencias a las víctimas y sus familiares y urge a los pueblos cristianos del orbe a movilizarse en favor de sus hermanos y hermanas del Medio Oriente, gravemente amenazados por una permanente discriminación. “También convocamos a los sectores democráticos y las organizaciones defensoras de los derechos humanos de los países árabes y musulmanes a condenar la barbarie cometida contra los coptos de Egipto y contra los cristianos de Irak y otras regiones de la zona. Sostenemos que el gobierno de Egipto es responsable por la suerte de los ciudadanos coptos”.

Emplaza, asimismo, a las Naciones Unidas, porque esas matanzas y profanaciones se vienen realizando desde hace décadas, sin que se hayan adoptado iniciativas para acabar con ellas.

Visité Alejandría hace poco tiempo, con el corazón latiéndome en la garganta. La recorrí en todos los sentidos y contemplé sus paisajes imaginándome que también los habían disfrutado cantidad de sabios, historiadores, filósofos, santos, poetas y guerreros. Hice abstracción de los edificios vulgares que empezaron en la época de Nasser y destrozaron cantidad de lugares significativos, para imaginarla en sus momentos de esplendor. Allí había vivido y escrito Lawrence Durrell su maravilloso Cuarteto de Alejandría , donde anticipaba la angustia de los coptos ante la inminencia de las persecuciones. Ya no es el mejor lugar turístico de Egipto, porque se prefieren los balnearios construidos por los israelíes junto al mar Rojo. Pero sigue su población fija y sigue habiendo coptos, cuya iglesia visité con el respeto que merece la antigüedad y el valor simbólico que exhala: los coptos conforman una de las denominaciones cristianas más antiguas de la historia, y aseguran haber sido evangelizados por mi tocayo San Marcos. La comunidad copta ha contribuido a la riqueza espiritual y material de Egipto. Se fue reduciendo a sólo el 10 por ciento por una sistemática discriminación que no cesa de aumentar.

Lo mismo sucede en otros países de Medio Oriente: disminuyen los cristianos. No es un secreto que en Arabia Saudita está terminantemente prohibido construir una iglesia o exhibir una cruz, pese a que ese país construye mezquitas suntuosas por doquier (en la Argentina hasta se le donó un valiosísimo terreno). Tampoco está permitido construir iglesias ni exhibir símbolos cristianos en la Franja de Gaza. Con el gobierno de la Autoridad Palestina, el hijo de un peluquero en la ciudad de Qalkilya fue encarcelado por el presunto crimen de haber formulado dudas respecto al islam; en Belén fue intendente durante décadas un cristiano; ahora, el intendente es musulmán. Los católicos también están desapareciendo de Irán, pese a que los voceros mentirosos del gobierno afirman lo contrario. No cesan de disminuir los maronitas en el Líbano, y casi no quedan en Siria.

Es interesante la cantidad de comentarios que tiene ese artículo de opinión por parte de los lectores. De todo. Vale la pena también tomarse un poco de tiempo (y mucha paciencia) para ver tantos y tantos argumentos en pro y en contra que sigue despertando lo religioso… en un mundo en el cual “aparentemente” la fe no tiene importancia para la vida de las personas.

Esto de las persecuciones a los cristianos no es novedad. Ya lo advirtió Jesús mismo a quién quiere ser su discípulo (Mt 5,11-12). Pero eso no justifica el silencio cómplice del mundo y sus gobernantes.

1 Comentario

  1. Cuando hablan de persecución, me imagino aquella época de los primeros cristianos, como lo leí en el libro “Fabiola”. Pero no, es tan actual y real al mismo tiempo. En algunos casos se torna extremista como en Egipto por ejemplo y en otros casos “sutiles”, como los mensages muy directos hacia los adolescentes. Y pienso en San Pablo, que pasó de perseguidor a perseguido. Y me llegó lo que dijo de que todos los cristianos estamos llamados a ser santos… ¿Qué estoy esperando entonces? Oh, Jesús, que no sea yo quien te persiga sino quien te siga… Llévame hacia tí…

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí