La esperanza es transparente

410

Era la primera Misa de este sábado. Participan de ella los grupos de catequesis y los Scouts de la Capilla Santa María de los Ángeles. El tema elegido para predicar el fin de semana era el contenido de nuestra esperanza cristiana, basado en las palabras de Jesús en Juan 14,2-3:

“En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar. Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.”

Primero les pregunté a los chicos con quienes hablaba Jesús. Luego en que momento estas palabras fueron dichas. Pasamos a preguntar que era esa “casa”. Qué había hecho Jesús antes de irse para allá. Entonces vino el momento de recordarles la maravillosa promesa: “estoy arreglando la casa para después venir a buscarlos para que entren a mi fiesta eterna” (la intención era terminar con el tema de la importancia del vestido de fiesta para entrar allí, intención cumplida). Cuando entendieron eso les dije que a esto se le ponía un nombre: esperanza. En aquel momento empezamos con algunas preguntitas para que me digan que la esperanza estaba basada en la Palabra de un Dios que la cumple y que es el cielo. En eso, no sé por que, se me ocurrió preguntarles de qué color era la esperanza. Al clásico verde, siguieron el rojo, amarillo… Entonces una niña dijo lo que no se me había nunca ocurrido, pero que sintetizaba lo que quería explicarles a continuación:

“La esperanza es transparente”.

Me quedé pensando un instante y le dije que había acertado. Ella quedó muy feliz… y sorprendida. Yo también, porque me había enseñado un concepto muy lindo (aunque lo dijo a la bartola porque se terminaban los colores).

¿Por qué la esperanza es transparente? Simplemente porque nuestra esperanza es Dios, que es Espíritu, no tiene cuerpo, al que no lo podemos ver con estos ojos: por eso es transparente.

Ahora viene mi pregunta: ¿de qué color es TU esperanza?

 

1 Comentario

  1. De verdad es para pensar, porque la palabra transparente no me sugiere, a mi…espíritu, la esperanza como don de Dios, pienso que cada uno puede experimentarla de acuerdo a su vida espiritual.
    Porque no es facil, no es lo mismo decir —-tengo esperanza que algun dia voy a ir al cielo….asi como decimos tengo esperanza que algun dia me saco el quini………. a VIVIR LA VIRTUD DE LA ESPERANZA, que es segun yo creo tener la firme conviccion QUE VOY A IR AL CIELO.
    Algunos quizas piensen que eso es vanidad u orgullo, yo pregunto ¿qué sentido tiene mi vida de cristiana si no estoy segura que voy a alcanzar algun dia la union plena con Dios?.
    Te comparto una anecdota ..una vez vinieron los testigos de Jehova y hablando dijeron que solo 144.000 entraran en el cielo , les pregunté y uds estan entre esos , me dijeron NO , entonces les respondi ¿que sentido tiene que esten predicando a un Dios que no los salvara? ….lo que siguio lo importa.
    Es asi como yo entiendo la virtud de la esperanza y le agradezco a Dios por ese regalo y tambien que crezca en mi.

  2. Me encantó leer esto fabián… me transportó a la misa de la capilla, viendo como los chicos te responden.
    Gracias por tu reflexión de este momento y por estar junto a nuestro grupo scout…

    Mi esperanza no tiene color, o bien no le encuentro uno definido, mi esperanza es una figura con muchos colores, la figura de mi señora y mi querida bebe Isabella… una figura con colores radiantes, llena de amor y progreso…
    Una imagen que se originó en nuestro matrimonio frente al señor… en ese momento ya estabamos los tres…
    un fuerte abrazo padre… espero verlo pronto..

    desde concordia… Ricardo

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí