La divina poda

43

La divina poda. Jesús nos advierte sobre tener coherencia con la Palabra de Dios o nos “cortará”. También Dios permite humillaciones para que no crezcamos en el espíritu de la soberbia.

El Evangelio de Hoy según Juan (15,1-8)

Jesús dijo a sus discípulos:

“Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador.

El corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía.

Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié.

Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.

Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.

Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde.

Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán.

La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos.”

Una meditación en video sobre la divina poda

https://youtu.be/jJKofHg3DVU

 

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí