La comunión fraternal 2

355

Vamos con la explicación de las palabras. Se las pongo en castellano y entre paréntesis la transliteración del original hebreo.

Bueno (TOB)
Tiene varios significados. En nuestro salmo hay dos usos. En el versículo 1 está inserto en una expresión en infinitivo (habitar). En este uso se contiene un juicio o una decisión sobre los presupuestos necesarios para salvar la vida o para la prosperidad. En sentido amplio entran diversas reflexiones de carácter sapiencial. Otras veces se trata de la prosperidad, incluida la posibilidad de existir. En sentido genérico se pasa a la idea concreta de “dicha, fortuna, bienestar”. Si es Dios quién da esta situación próspera, entonces designa “bendición, salvación”. En este caso incluye también la idea del modo concreto que reviste dicha situación.
Tob es también empleado como designación de calidad cuando acompaña conceptos del mundo de la agricultura. En el caso del versículo 2 es una expresión calificativa absoluta para designar que una determinada característica se da en un objeto de forma especial (ungüento: “fino, exquisito”)

Dulce (NA’IM)
Puede ser usado con referencia a las personas o a las cosas. Con respecto a las personas aparece en el Cantar de los cantares, cuando la novia le dice al novio que es delicioso; esto dentro de un dialogo en el que se declaran su mutua admiración y su mutuo amor. Esta expresión se puede traducir con el término amable, que es el sentido con el cual se usa en el segundo libro de Samuel (1,23)
Con respecto a las cosas, se habla de la dulzura de la alabanza a Dios (Sal 147,1) y del guardar las palabras de los sabios en el seno (Pr 22,18). En este sentido se entiende la dulzura del habitar los hermanos como uno en nuestro salmo. El Salmo 16 también nos da preciosos datos para profundizar este término. Habla de las delicias que traen el camino de la vida delante del rostro de Dios (11) y de la delicia del lugar que ha tocado en suerte por la Providencia de Dios (6). Por otra parte, el libro de Job recuerda que el escuchar las palabras de Dios y ser dóciles a ellas es lo que trae la delicia de los años (Job 36,11).
Podemos concluir que una persona o un hecho es NA’IM cuando por sí misma o por su acción se hace digna de ser amada o disfrutada. Por este motivo la traducción al latín de este término fue iucundus agradable, encantador, festivo, ameno, gracioso, amable).

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí