Jornada Social sobre la Caridad en la Verdad

349

El Papa Benedicto XVI nos ha regalado su encíclica “Caritas in veritate”. Allí nos invita a adherirnos a los valores del cristianismo para la construcción de una buena sociedad y un verdadero desarrollo humano integral. Con este motivo, la Junta Arquidiocesana para la Pastoral Social los invita a la “Jornada social sobre la caridad en la verdad”. La misma se realizará el sábado 26 de septiembre en el Colegio Cristo Redentor de Paraná.

Comenzará la jornada con un panel en el cual se expondrán los lineamentos generales del documento. Luego, con la metodología del taller, se trabajará sobre cuatro ejes: la caridad desde la verdad; el desarrollo humano integral; la fraternidad en el ámbito de la familia humana y el don como clave de interpretación social.

Como cristianos sabemos que el encontrarnos es bueno, porque si lo hacemos en el nombre del Señor Jesús se hace presente en medio de nosotros. Por eso hemos elegido un espacio de escucha y dialogo para profundizar juntos los caminos que la Providencia nos pide para la construcción de un mundo nuevo donde el hombre sea respetado en toda su integridad.

La jornada comenzará a las 15.30 y tendrá (para quienes puedan abonarlo) un costo de $ 5,00. Para más informaciones o pre-inscripciones dirigirse al teléfono (0343) 154389586 ó al correo electrónico: pastoralsocialparana@gmail.com

Cronograma

15.30: Inscripciones y canciones de bienvenida.
16.00: Oración inicial. Presentación de la dinámica.
16.05: Introducción a cargo de Mons. Mario Maulión. (Capítulo 1: Relación con el magisterio en general y con el magisterio de Pablo VI en particular)
16.20: Panel. Cuatro expositores designados por la Junta de Pastoral Social. Cada panelista desarrollará durante 10 minutos un tema en particular y luego, ayudado por un secretario, coordinará el trabajo del taller específico sobre su tema.
17.10: Talleres. Con la inscripción general se elegirá un taller para participar. Se tendrá en cuenta en dicho momento equilibrar el número de participantes. Los talleres serán orientados con preguntas extraídas del texto de la carta encíclica. Se cuidará que no se caigan en diagnósticos de la realidad o proposiciones concretas de acción. El objetivo de cada taller es, teniendo en cuenta lo que dice Pablo VI en PP y retomado por Benedicto XVI en CV, descubrir que detrás de cada acción social hay una doctrina. Por lo tanto, se desea redescubrir un pensamiento cristiano que nos ayude a comprometernos en la construcción del mundo sin complejos o préstamos indeseados de ideologías. Los temas serán:

1. La caridad desde la verdad.
2. El desarrollo humano integral.
3. La fraternidad en el ámbito de la familia humana.
4. El don como clave de interpretación social.

Los grupos serán visitados por el panelista que trató el tema particular para evacuar dudas. Cada grupo hará un breve escrito como conclusión y una serie de preguntas para ser respondidas por cada participante en una instancia de autoformación. Se pretende no responder todo sino incentivar a la lectura de la Caritas in veritate.
18.10: Interludio musical
18.20: Puesta en común: cada grupo leerá sólo lo escrito como conclusión (sin comentarios). Cada panelista elegirá una pregunta de las propuestas para responderla en público.
19.15: Misa

Se elaborará un documento final, el cual estará disponible el lunes siguiente con todas las conclusiones. El mismo será enviado por correo electrónico a los participantes o un impreso que los mismos podrán retirar de un lugar a determinar. En el mismo se adjuntarán todas las preguntas que se hicieron los participantes a fin de permitir una lectura personal más rica de la Carta Encíclica.

“Sin Dios el hombre no sabe donde ir ni tampoco logra entender quién es. Ante los grandes problemas del desarrollo de los pueblos, que nos impulsan casi al desasosiego y al abatimiento, viene en nuestro auxilio la palabra de Jesucristo, que nos hace saber: «Sin mí no pueden hacer nada» (Jn 15,5). Y nos anima: «Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el final del mundo» (Mt 28,20). Ante el ingente trabajo que queda por hacer, la fe en la presencia de Dios nos sostiene, junto con los que se unen en su nombre y trabajan por la justicia. Pablo VI nos ha recordado en la Populorum progressio que el hombre no es capaz de gobernar por sí mismo su propio progreso, porque él solo no puede fundar un verdadero humanismo. Sólo si pensamos que se nos ha llamado individualmente y como comunidad a formar parte de la familia de Dios como hijos suyos, seremos capaces de forjar un pensamiento nuevo y sacar nuevas energías al servicio de un humanismo íntegro y verdadero. Por tanto, la fuerza más poderosa al servicio del desarrollo es un humanismo cristiano, que vivifique la caridad y que se deje guiar por la verdad, acogiendo una y otra como un don permanente de Dios. La disponibilidad para con Dios provoca la disponibilidad para con los hermanos y una vida entendida como una tarea solidaria y gozosa. Al contrario, la cerrazón ideológica a Dios y el indiferentismo ateo, que olvida al Creador y corre el peligro de olvidar también los valores humanos, se presentan hoy como uno de los mayores obstáculos para el desarrollo. El humanismo que excluye a Dios es un humanismo inhumano. Solamente un humanismo abierto al Absoluto nos puede guiar en la promoción y realización de formas de vida social y civil -en el ámbito de las estructuras, las instituciones, la cultura y el ethos-, protegiéndonos del riesgo de quedar apresados por las modas del momento. La conciencia del amor indestructible de Dios es la que nos sostiene en el duro y apasionante compromiso por la justicia, por el desarrollo de los pueblos, entre éxitos y fracasos, y en la tarea constante de dar un recto ordenamiento a las realidades humanas. El amor de Dios nos invita a salir de lo que es limitado y no definitivo, nos da valor para trabajar y seguir en busca del bien de todos, aun cuando no se realice inmediatamente, aun cuando lo que consigamos nosotros, las autoridades políticas y los agentes económicos, sea siempre menos de lo que anhelamos. Dios nos da la fuerza para luchar y sufrir por amor al bien común, porque Él es nuestro Todo, nuestra esperanza más grande.” (CV 78)

Junta Arquidiocesana para la Pastoral Social:

Justicia y Paz – Arquidiócesis de Paraná
Movimiento Apostólico de Schöenstatt
Curso de Formación de Dirigentes Políticos de la Acción Católica
Red de Formación de Dirigentes Políticos
CEDSI
INCADEVI
Escuela del Voluntariado de Cáritas “Juan Diego”
Movimiento de Políticos por la Unidad – Movimiento Focolares
Coordina: Delegación para la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Paraná

1 Comentario

  1. Un especial reconocimiento entre bloggers a su estupendo espacio, el Premio Caballero de Dios.
    Cordiales saludos
    Por este enlace:
    http://www.marthacolmenares.com/2009/08/31/premio-caballero-de-dios-y-blog-diamante/

  2. Sinceramente, no he leído toda ni detenidamente la Encíclica del Santo Padre 'Caritas in Veritate'. Hago esta aclaración porque mi intención no es dejar una gran reflexión sobre sus palabras, sino simplemente colaborar un poquito con mi pobre opinión.
    Abro el documento que tengo en mis manos y me encuentro con que el Papa reivindica el 'Principio de Gratuidad como expresión de Fraternidad' (nº34).
    En la parte del mundo en donde el dinero, la economía mueve la vida de la gran mayoría de los hombres y mujeres gobernados por un sistema capitalista, esto es: tener, producir, vender, comprar, consumir sin otro criterio que el hecho de realimentar este círculo vicioso, efectivamente nos olvidamos de lo que es gratuito, de lo que significa. Y si nos ponemos a pensar, en realidad, todo es DON, todo es GRATUITO! porque nos viene de la bondad del Creador. Incluso el poder de los que más tienen, también es un don. Lamentablemente, casi nunca ese poder ya sea económico o político, o ambos, es bien administrado. El pecado nos atraviesa, de ahí todas las desgracias e injusticias sociales. El Santo Padre clama ¡CARIDAD! sin dejar de lado la VERDAD, lo cual sería imposible, la caridad es verdadera o no lo es en absoluto…
    Si para ser justos necesitamos la ayuda de Dios, cuánto más para lograr la Caridad: el Amor gratuito y desinteresado. Es triste que estemos tan lejos de la Ley Evangélica…
    No perdamos la Esperanza, como nos decía también en su otra encíclica Spe salvi.
    Rezaremos para que en estas Jornadas podamos aceptar el don del amor gratuito en todos los aspectos de nuestras vidas.
    Bendiciones! Gracias por dejar este espacio de participación. slds en Cristo.

  3. Hola! me gustaria obtener informacion acerca de esta jornada y el documento final. Habra posibilidad de que me lo envien por mail?
    Muchas gracias!

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí