Jesús encadenó al demonio

42

Jesús encadenó al demonio. Los dos endemoniados hacen un acto de fe: reconocen en Jesús al Hijo de Dios. Frente a Jesús el demonio tiembla porque es simple creatura.

El Evangelio de Hoy según Mateo (8,28-34)

Cuando Jesús llegó a la otra orilla, a la región de los gadarenos, fueron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros. Eran tan feroces, que nadie podía pasar por ese camino.

Y comenzaron a gritar: “¿Que quieres de nosotros, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?”

A cierta distancia había una gran piara de cerdos paciendo.

Los demonios suplicaron a Jesús: “Si vas a expulsarnos, envíanos a esa piara”.

El les dijo: “Vayan”.

Ellos salieron y entraron en los cerdos: estos se precipitaron al mar desde lo alto del acantilado, y se ahogaron.

Los cuidadores huyeron y fueron a la ciudad para llevar la noticia de todo lo que había sucedido con los endemoniados.

Toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, al verlo, le rogaron que se fuera de su territorio.

 

Una meditación en video sobre Jesús encadenó al demonio

 

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.