Hace 30 años se congregában en el aeropuerto de Paraná más de 100.000 católicos de la zona. Un santo llegó en avión y dejó su olor a Evangelio en las comunidades de fe. Esta fue la canción que cantó la multitud en ese momento.

Todavía sigue resonando en muchos corazones.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anterior500 imágenes para honrar a un rey difunto
Artículo siguienteRetiro de jóvenes renovados
Portal de noticias católico. La actualidad religiosa a un clik.