Francisco como eje de la Semana Social 2014 en Mar del Plata

411

Como ya es una costumbre, los días 27 al 29 de junio se celebró una nueva Semana Social en la ciudad de Mar del Plata. El objetivo que se plantea la convocante Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina tiene que ver con retomar las enseñanzas del Papa Francisco en lo concerniente al orden social de la sociedad.

Así lo formulaban:

“En el marco del Bicentenario 2010-2016 de erradicar la pobreza y la exclusión social, en este nuevo encuentro, buscaremos reflexionar sobre la enseñanza pastoral y evangelizadora de Francisco en torno a la cuestión social.”

Es interesante que los dirigentes argentinos convocados, de toda línea y color político, tomen como eje de reflexión al Papa argentino. Es que a veces escuchamos los titulares de sus enseñanzas y nos cuesta oír en verdad su voz. En este caso, junto a la escucha de Francisco también estuvo el oído atento a las palabras del cardenal Bergoglio en Buenos Aires… como para redescubrir la continuidad entre lo que decía en su momento frente a las “novedades” de lo que plantea hoy.

La tradición argentina de Francisco

La ponencia de Mons Lozano en la primera sesión (que pueden leer completa desde este link) recoge precisamente este desafío:

“Una de las cuestiones más valoradas (y también resistidas) de su prédica es lo relativo a la dimensión social de la fe. Francisco ha retomado la tradición de sus predecesores con su estilo propio, punzante, directo y cuestionador, provocando adhesiones de los ámbitos sociales más diversos, y cosechando también algunas críticas un poco por lo bajo de algunos sectores económicamente conservadores.

Sus enseñanzas no son elucubraciones abstractas, son reflexiones concretas a partir de la vida de las personas y los pueblos, y de acontecimientos dolorosos. Son catequesis que buscan llevarnos a cambiar actitudes, conductas a nivel personal y también a reformar las estructuras sociales. Debemos acercarnos a ellas como exigentes exhortaciones a la conversión de la mente y el corazón.

El Papa se basa en principios bíblicos explicitados hoy, enseñanzas de los Padres de la Iglesia de los primeros siglos del cristianismo, el Magisterio de sus predecesores y del Concilio Vaticano II, la reflexión teológica, y plantea consecuencias morales para todos los hombres de buena voluntad, o para algunos sectores en particular: empresarios, políticos, trabajadores, dirigentes…”

Los subtítulos de su ponencia ya son de por sí muy significativos: Primero, los pobres. “Tocando la carne sufriente de Cristo en el pueblo” (EG 24); Segundo, los ricos. “Gente pobre en la calle, y gente rica festejando fastuosamente” (7 de agosto, 2001) (“La indiferencia globalizada” y ” La idolatría de la avaricia”); El cambio de estructuras, o todo sigue igual. “La necesidad de resolver las causas estructurales de la pobreza no puede esperar” (EG 202); terminando con La alegría de ser pueblo. Vuelvo a recomendar su lectura.

El contenido de las cuatro sesiones

Para que nos demos una idea de la importancia de la convocatoria, esto fue lo que pasó cada día. Durante la sesión primera:

“La Oración Inicial estuvo a cargo de monseñor Antonio MARINO, obispo de Mar del Plata. Se rezó en comunidad la Oración por la Patria. E hicieron uso de la palabra el intendente del partido de General Pueyrredón, Gustavo PULTI y el gobernador de la provincia de Buenos Aires Daniel SCIOLI.

Después de un breve intervalo expusieron, el secretario ejecutivo de la Pastoral Social, Pbro. Adalberto ODSTRCIL; el gobernador de la provincia de Córdoba José Manuel de la SOTA; monseñor Jorge CASARETTO y monseñor Jorge LOZANO.”

La segunda sesión fue de reflexión y dialogo:

“Con el tema “Repensar la cuestión social desde la mirada pastoral de Francisco” se llevó a cabo el Primer Panel del sábado en el que expusieron: Padre Diego FARES, sacerdote jesuita; María Eugenia VIDAL, vicejefa de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; Padre José María “Pepe” DI PAOLA, sacerdote de José León Suárez; Liliana NEGRE de ALONSO, senadora nacional y Luis BARRIONUEVO, CGT.

Luego de un intervalo, los más de 600 participantes de esta Semana Social 2014 asistieron, según su elección, a 4 Mesas-Debate simultáneas y temáticas para realizar trabajos en grupos. Cada una de estas mesas contó con sus expositores (en el link anterior están detalladas las ideas fuerzas desarrolladas). Estas mesas fueron: Familia, niños y ancianos; Pobreza y desarrollo integral; Participación y fortalecimiento comunitarios y Adicciones y exclusión en los jóvenes.”

En la tercera se incluyó la presentación de un libro:

“Se presentó el libro “Una tierra habitable para todos” en el marco de la Semana Social 2014. Su recopilador, monseñor Jorge Rubén LUGONES, obispo de Lomas de Zamora y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (CEPAS), presentó a quienes lo acompañaron en esta instancia: monseñor Jorge VÁZQUEZ, obispo auxiliar de Lomas de Zamora, y fray Eduardo AGOSTA SCAREL, sacerdote carmelita.

Luego la EXPOSICIÓN SOBRE EL TEMA “EL PAPA FRANCISCO Y LA CUESTIÓN SOCIAL” a cargo de Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación.

Se da entonces el SEGUNDO PANEL CENTRAL sobre el tema “Principales desafíos para el desarrollo integral desde la mirada pastoral de Francisco” expusieron Cristina CALVO (directora Programa UBA), Oscar FORTUNATO(CEPA), Juan GRABOIS (MTE), José Luis LINGERI (CGT) y Pablo MICHELLI (CTA).

Al finalizar esta Tercera Sesión, se celebró una misa en el mismo salón de las conferencias de Hotel Intersur “13 de Julio”. Presidió la eucaristía monseñor Antonio MARINO, obispo de Mar del Plata, y concelebrada por monseñor Jorge LOZANO, monseñor Jorge CASARETTO, monseñor Jorge LUGONES y monseñor Jorge VÁZQUEZ, veinte sacerdotes y dos diáconos.”

La cuarta sesión comenzó con la lectura de las conclusiones de las mesas-debate. Este es su contenido completo:

1. Mesa Niños, familia y ancianos
Oportunidades:
– Diálogo más fluido y abierto entre las generaciones.
– El uso de la tecnología o espacios de encuentro para la difusión de los valores y, específicamente, del mensaje de Francisco.
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:
– Seguir sus gestos, para despojarnos de las cuestiones superfluas.
– Promover mayores espacios de encuentro, escucha, cercanía y cariño.
– Asumir las funciones que tenemos como familia y no delegar en la escuela o en otras instituciones.
– Mayor compromiso, participación e involucramiento. Superar el individualismo y “hacer lío”.
– Reclamar políticas públicas sociales adecuadas.
– Fortalecimiento de las redes sociales.
– Generar una transformación cultural, con una adecuada articulación de estado y sociedad civil, que mire al restablecimiento de los valores, de la cultura del trabajo y del encuentro.

2. Mesa adicciones y exclusión en los jóvenes
Oportunidades:
– Se aprecia un deterioro de la familia como ese espacio de contención principal, en el que niños y jóvenes reciben afecto.
– Partir de encuentros como los de ese tipo para promover la sensibilidad social, y generar reflexión para favorecer concientización (en forma testimonial) sobre la temática, para así encontrar el camino que favorezca a generar un futuro mejor para los jóvenes entre todos.
– Trabajar junto a las organizaciones como sindicatos y ONG’s para promover acciones de salud es un primer paso para luchar contra este flagelo.
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:
– Debe haber un compromiso de toda la sociedad para con el tema, y un trabajo integrado del Estado, la sociedad civil, las iglesias; los diferentes sectores deben trabajar coordinadamente. Como ciudadanos, debemos tomar conciencia sobre el problema. Clubes barriales y escuela como espacios de contención
– Tenemos que fortalecer los vínculos familiares, transmitiendo mediante el ejemplo los valores. También reconocer la importancia de poner límites y restablecer la autoridad desde nuestras familias. Saber escuchar a los jóvenes, fomentar el diálogo profundo con ellos.
– Son fundamentales las políticas públicas de prevención, sobre todo desde la Educación. En las escuelas, gabinetes pedagógicos que trabajen estos temas.
– Promover la integración y recuperación a través de la formación y fortalecimiento del empleo joven.
– Limitar la accesibilidad mediante políticas públicas y que los delitos ligados a la corrupción y el narcotráfico no prescriban.

3. Mesa participación y desarrollo comunitario
Oportunidades:
– El Papa y su gran convocatoria y credibilidad.
– Mucha solidaridad en la gente, voluntad de cambio, sobre todo en los jóvenes.
– Conciencia que hay más oportunidades.
– Compartir conocimientos.
– La apertura que hoy hace la Iglesia.
– Nuevas esperanzas que surgen de encuentros como estos.
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:
– Sacar a la Iglesia a la calle, y a buscar a la gente, invitarlos.
– Formar personas para incidir en políticas públicas, a través del Estado u organizaciones de la sociedad civil.
– Que no haya dueños de las parroquias.
– Ir al encuentro con el otro, ver qué necesita, y dónde intervenir.
– Liderazgos que convoquen con conductas coherentes.
– Multiplicación de dirigentes con valores. Y comprometidos con el trabajo comunitario.
– Promover acciones de transparencia institucional, promover la participación.
– Crear espacios abiertos de diálogo.
– Desde el propio trabajo comunitario, generar confianza, valores, conocimientos, mayor confianza con la política, hablar de política.

4. Mesa pobreza y desarrollo integral
Oportunidades
– Francisco como nuevo líder, a nivel nacional, regional y mundial, que se muestra como ejemplo vivo del verdadero liderazgo.
– La fe como instrumento transformador de la realidad.
Propuestas en base a las enseñanzas de Francisco:
– Organizarse desde la sociedad civil para elevar propuestas al Estado Nacional, en vistas de mejorar el sistema de seguridad social y previsional, basado en la profundización de la solidaridad.
– Mayor participación e intervención de la ciudadanía en los espacios de poder con vistas al bien común.
– Fomentar la participación en las organizaciones no gubernamentales y otros espacios que generen una acción transformadora.
– Generar espacios de formación de líderes basados en los valores cristianos que provean anticuerpos frente a la corruptibilidad de los lugares de poder.
– En vistas a regenerar la cultura del trabajo y la educación, promover tutorías/talleres que puedan constituirse en escuelas de oficios y faciliten el acceso a programas de microemprendimientos con la participación de profesionales e industriales.
– Como una herramienta adicional frente a la pobreza inmediata y la falta de empleo, promover el cooperativismo estrechamente vinculado a los ámbitos sindicales y estatales a fin de que pueda evolucionar en un programa de erradicación sistemática de la pobreza.”

Luego siguió la parte expositiva de parte del tercer panel central:

“Este panel tuvo como tema “La cultura del encuentro como contribución de Francisco al diálogo y la paz social” y fue coordinado por la Dra. Beatriz Balián (UCA). Expusieron el padre Pablo SUDAR (sacerdote de la arquidiócesis de Rosario), Facundo MOYANO(diputado nacional), Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz), Margarita STOLBIZER (diputada nacional) y monseñor Jorge LOZANO (presidente de la CEPAS).”

El mensaje final

Al concluir la cuarta sesión, en la Misa de despedida, se leyó el Mensaje final Semana Social 2014. Se lo transcribo textualmente según lo publicado en la página web de la CEA:

Con el lema “El Papa Francisco y la cuestión social” ha finalizado en la Ciudad de Mar del Plata la Semana Social. Nuestra intención ha sido promover un espacio de diálogo para crecer en la amistad social.

Nos acompañaron en los diversos paneles dirigentes del ámbito político, sindical y económico, como también miembros y representantes de organizaciones sociales, equipos diocesanos de pastoral social y jóvenes de varios puntos del país. En cada panel buscamos generar conciencia sobre la dimensión social de la fe, la importancia de la participación, la promoción de acciones tendientes al desarrollo y la cultura del encuentro.

Nos han ayudado como guía los gestos de Francisco y sus enseñanzas, que nos iluminan acerca de la vida de las personas y los pueblos, y buscan llevarnos a cambiar actitudes y conductas a nivel personal y también a reformar las estructuras sociales. Valoramos su cercanía con los pobres y recibimos con alegría su Magisterio.

Además hemos reflexionado en Mesas de debate sobre temas principales como: Niños, familia y ancianos; Pobreza y desarrollo integral; Participación y fortalecimiento comunitario, y Adicciones y exclusión en los jóvenes. El debate estuvo centrado en visualizar las oportunidades que tenemos para promover, a través de la enseñanza de Francisco, acciones concretas para lograr el desarrollo integral de todos y para todos. Así como también mejorar y recomponer los lazos familiares y comunitarios.

Nos preocupan todas las situaciones de exclusión que impiden que todos los ciudadanos puedan vivir con dignidad de hijos de Dios.

Se ha presentado también la publicación “Una tierra habitable para todos” que fue elaborada por un equipo convocado por la Pastoral Social.

Reconocemos de modo alarmante las nuevas formas de explotación y las consecuencias que genera un sistema económico global cada vez más desigual. “Lo que hay detrás de los números son personas, hombres y mujeres, ancianos, jóvenes y niños. No se trata sólo de un problema económico o estadístico. Es primariamente un problema moral que nos afecta en nuestra dignidad más esencial…” enseñaba el Cardenal Bergoglio en el año 2010.

Como cristianos nos sentimos desafiados a sembrar auténtica esperanza frente a las múltiples situaciones de dolor que encontramos en nuestra sociedad.

También hemos recibido el saludo y acompañamiento del Papa Francisco a través de un mensaje enviado por el Cardenal Parolin, en el cual alienta a los laicos a ser fermento transformador en la construcción de un mund0 mejor. Queremos recuperar la vocación pública para servir a la construcción de la Nación.

En un clima de extensa alegría se ha manifestado “… una sed de participación de numerosos ciudadanos que quieren ser constructores del desarrollo social y cultural…” (EG, 67), estamos unidos por una mística, un espíritu, por valores que valen la pena y nos ponen en marcha.

Queda claro que “La solidaridad, entendida en su sentido más hondo y desafiante, se convierte así en un modo de hacer la historia…” (EG, 228). Esta pertenencia al pueblo nos compromete en la búsqueda del bien común y el desarrollo del conjunto social. En pos de contribuir a generar mayor inclusión y encuentro, queremos ratificar nuestro compromiso de promover el desarrollo integral y erradicar la pobreza en este camino del Bicentenario del 2016.

La Virgen de Luján nos acompaña en nuestro camino, y a ella rezamos por Francisco y por el Pueblo argentino.

Mar del Plata, 29 de Junio de 2014
Solemnidad de San Pablo y San Pedro

Tal vez declaraciones de buena voluntad… dirán algunos. Pero no deja de ser importante el hecho de que, como Iglesia, no nos desentendemos de la realidad social. Es tarea esencial del laico la construcción del mundo.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí