Espero que el campo desate nuestra conciencia ciudadana

355

He recibido por correo electrónico un texto de una persona que desconozco. Parece ser respuesta a un envío anterior de otra persona que también me reenvió a mi otro texto. Misterios de la internet y el destino final de nuestras direcciones electrónicas. Ese texto era un comentario a una foto en la cual un grupo de manifestantes denostaba a la Presidente argentina con un exabrupto. Le respondí a este buen hombre y quiero compartir con ustedes la respuesta mía al texto de él que pongo al final. La intención es que se pueda seguir opinando sobre el tema a través de los comentarios. He censurado la foto porque me desagrada y no quiero colgarla en mi blog.

Estimado:
particularmente, me cayó muy mal esa foto que adjuntas a tu comentario. Ya la había recibido por correo electrónico y visto en algún blog. En eso estoy de acuerdo contigo.
Pero hay algunos puntos que no comparto. Como quién está cerca, por su tarea pastoral, de la gente sencilla que se adhiere al paro, te digo que esa foto (de mal gusto) expresa no una primera actitud de apoyo a un recalcitrante golpe de estado, sino la indignación de los sencillos frente a quién los ha despreciado sistemáticamente, a través de los desaires de las negociaciones o el famoso “piqueteros de la abundancia”. En ese sentido, más que propuesta es respuesta (sigo diciendo que no comparto el contenido… solamente trato de entender porque se ha escrito). Por eso me parece que te equivocás cuando decís “Cristina Fernández tiene –para algunos- y mas allá de su supuesta soberbia, cuatro pecados imperdonables: es mujer, linda, inteligente y exitosa (es la primera mujer que gobierna la Argentina, por la voluntad popular). No lo pueden soportar.” Ese es el discurso de Cristina, que ha sido avalado por las apariciones de Néstor que parecen decir lo mismo: mi mujer es una linda cara pero el poder detrás del poder lo tengo yo… ella solamente es el títere para la gilada. Esa es la imagen que percibimos quienes no tenemos ninguna preocupación “extra” en la cuestión.
En segundo lugar, se que un buen escritor trata de manejar los datos conduciéndolos hacia aquello que trata de fundamentar. Si esto lo hacemos desde la realidad, respetándola, entonces somos subjetivos pero con sinceridad. Pero a veces manejamos los datos de acuerdo a nuestra conveniencia y entonces caemos en el riesgo de ser sofistas creadores de falacias. Decís que a LA presidentE “la respaldó mas el 45% de los votantes argentinos”. Si dijeras que la respaldó el 45% de los argentinos que votó, entonces hubieras dicho un dato correcto (aunque me parece que el porcentaje era un poquito menos… pero no hay problema). Pero como hablaste de los votantes argentinos, hiciste referencia a todos los que están en el padrón. ¿Sabías que solamente la votó el 32% del padrón habilitado para ejercer el derecho a voto? Eso quiere decir que hay un 68% que votó a otra persona, o lo hizo en blanco o no fue al acto eleccionario. Es un dato que se debería analizar, más cuando se prometió que habría ciertos cambios que dieran apertura a la participación. Y “el cambio recién comienza” resultó ser la continuación de su marido. Vos sabés mejor que yo de estas cosas porque no sos inocente.
No hay intención de golpe de estado. Hay desilusión y hastío de la gente sencilla frente a los dirigentes políticos en general (incluyo al bochorno de Lavagna y las vacaciones de Lilita… para que no pienses que lo digo por apoyo a alguien de la oposición). Y esto ha funcionado como catalizador social de estas ansiedades. Si seguimos pensando que esto es un síntoma de la búsqueda del PODER por sectores reaccionarios o actitudes golpistas de sectores que apoyaron la dictadura o a Menem (que dicho sea de paso, era peronista y fue reelecto en coincidencia con los Kirchner y apoyado a rajatabla en las privatizaciones y su política en general por el entonces gobernador anodino de la provincia sureña), entonces nos quedamos en la anécdota que instala el poder. Más allá de quienes utilizan esto para sacar ventajas económicas (y a quienes yo no apoyo y me gustaría que se legislara de verdad para limitarlos en sus ganancias en aras del bien común)… el pueblo sencillo que se manifiesta o que apoya emotivamente, siente íntimamente que “sus representantes” no los representan. Siente, más bien, que sus representantes se representan a sí mismos o a las corporaciones que los pusieron en la silla que (muchas veces) calientan.
Creo que debemos mirar el pasado para comprender el presente y transformarlo. Pero ya me está cansando la mirada a la “edad de oro” de la Argentina (los setenta) y, desde ese recorte, explicar todo lo que pasa. Hay gente que se olvida que llevamos casi 25 años de democracia ininterrumpida: ¿a la historia de estos 25 años no la debemos también mirar para entender el presente y los cansancios de la gente sencilla? Yo hice la Colimba y custodié las urnas que proclamaron a Alfonsín Presidente de los argentinos. Mi vida de joven y adulto ha sido democrática. Por esto me hastía que nos quieran hacer creer que los violentos setenta son el paradigma único para entender el presente.
Hacés una serie de preguntas muy interesantes al final: “¿puede un sector desconocer a quienes surgieron de elecciones limpias, hace solo cinco meses..? ¿No es la Constitución la que dice que el Pueblo no delibera ni gobierna, sino a través de sus representantes?¿Cual es el límite de “peticionar ante las autoridades”? ¿o la Constitución solo vale cuando les conviene?” Faltaría una pregunta más: ¿la participación popular en la democracia se restringe solamente al sufragio bianual? Si me decís que si, entonces es obvia la respuesta a tus preguntas. Si me decís que no, entonces es también obvia la respuesta.
Con intención de crecer en el dialogo.

Mal gusto
(por Rodolfo Negri, 15/4/08)
Este es un tema “urticante”. Hubiera sido mucho mas sencillo dejarlo pasar. Hacerse el zonzo, como dice la gente.
Pero no es nuestro estilo. No nacimos así.
Alguna vez Discépolo acuñó –para Mordisquito- un título para un programa radial que podría servir: Pienso y digo lo que Pienso. Nosotros somos así. Podremos estar equivocados, pero jugamos nuestras opiniones lealmente y con pasión.
En estos últimos días hemos recibido una avalancha de “chistes” de definitivo mal gusto (ver la foto).
Casi todos referentes a la Presidenta de los argentinos, Cristina Fernández de Kirchner. En realidad no me hacen gracia. Todo lo contrario. Son lamentables.
Unos incitando a que se vaya, otros –la mayoría- insultantes.
(aquí estaba la foto, que la censuro)
Creo que se puede pensar de diferentes maneras.
De hecho personalmente respeto todas, salvo aquellas que justifican las torturas, las dictaduras o cualquier violación de los derechos humanos.
Pero a la Presidenta la elegimos todos los que participamos de una elección democrática hace solo cinco meses y la respaldó mas el 45% de los votantes argentinos.
Creo que si hay algo que tenemos que aprender tiene que ver con defender la Democracia, con respetar las instituciones. Se puede pensar diferente, pero con el respeto que las circunstancias ameritan.
¿no esta de acuerdo? Esta en todo su derecho. En las próximas elecciones hágalo valer. Y no digo que no defendamos nuestras ideas o formas de pensar, pero hay modos y modos.
¿Cómo queremos después que nuestros hijos o los adolescentes en general entiendan lo que son las instituciones, no haya gurises que le peguen a sus maestros o que comprendan la palabra respeto, si ese es el ejemplo que les damos?
Parecía que es mas importante la cartera que lleva Cristina que cualquier otra cosa, cuando -en realidad- lo que se está haciendo es una política de desgaste, de descrédito; porque lo que se busca es lo mas importante: el poder. Mezclada con la protesta de los empresarios rurales (en algunos casos válida, pero está claro que no se trata de los peones de campo), aparecieron los oportunistas de siempre, oscuros personajes (Cecilia Pando y su gente), el cholulaje… ¿o se puede ser tan ingenuo de creer que solo se trata de un cuestionamiento al aumento de las retenciones? (mirar la foto).
A ello se sumo un escandaloso y tendencioso tratamiento de la información a través de los medios… podría señalar un montón de cuestiones mas, pero prefiero dejarlo acá.
Muchos de los integrantes de nuestra clase media, se han olvidado de sus “principios democráticos” (como cada vez que pierden elecciones o que hay opciones populares -ojo, ni siquiera revolucionarias- SOLO POPULARES) y van por lo que por los votos no han conseguido. En otras épocas estarían golpeando la puerta de los cuarteles. Pero… ¿no es mas importante la democracia..? Para ellos no. Solo basta preguntarse:
¿que hacían estos señores cuando desaparecía gente..?
¿que hacían estos señores cuando los militares que se autoelegieron gobernantes, mandoneaban el país cegando vidas y generando la deuda externa mas grande que tuvo la Argentina en su historia..?
El campo concretamente ¿que hacían cuando Menem les hizo polvo la posibilidad de comercializar sus productos?¿O cuando el 1 a 1 en lugar de exportar, hacía que se importaran alimentos?¿o cuando los bancos amenazaban con rematarles todo..? ¿Qué hacían cuando Menem regalo el Estado a cambio de prebendas personales?¿o cuando en lugar de dólares, hablábamos de federales, patacones, etc.? Y podría seguir con mucho mas… Aplaudían desde las Exposiciones Rurales… ¿o tenemos tan poca memoria?
Solo el espejismo de la apropiación de los ahorros los acercó a los realmente necesitados: “Piquetes y cacerolas, la lucha es una sola”… ¿que quedó de aquello? ¿que hubieran titulado los “grandes diarios argentinos” si los que cortaban la ruta fueran hambrientos o desocupados y se hubieran producido muertos por esa causa (como ahora los hubo)? De esto nadie dice nada. Aquí solo importan los insultos a la Presidenta.
Cristina Fernández tiene –para algunos- y mas allá de su supuesta soberbia, cuatro pecados imperdonables: es mujer, linda, inteligente y exitosa (es la primera mujer que gobierna la Argentina, por la voluntad popular). No lo pueden soportar. En fin… podría seguir…
Aca hay un modelo de país que plesbicitó la mayoría de los argentinos hace solo cinco meses. Guste o no es así.
Se pueden tener reparos o no coincidencias… de hecho, yo también las tengo (Y no son pocas).
¿Que se han cometido errores? Muchos. ¿Que se han realizado alianzas “non sanctas” (Urquia y Grobocopatel, etc.)? también. ¿Que hay muchas materias en el debe? Indudablemente… ¿Qué en el tema puntual, debieron tener una política diferenciada para los pequeños y medianos productores? Es elemental… pero hay que respetar a los LEGITIMOS REPRESENTANTES DEL PUEBLO ARGENTINO.
Entonces hay que esperar hasta las próximas elecciones. ¿a quien se le ocurre desabastecer el país? ¿puede un sector desconocer a quienes surgieron de elecciones limpias, hace solo cinco meses..? ¿No es la Constitución la que dice que el Pueblo no delibera ni gobierna, sino a través de sus representantes?¿Cual es el límite de “peticionar ante las autoridades”? ¿o la Constitución solo vale cuando les conviene?
Entonces uno puede preguntarse válidamente ¿no apunta esto a un golpe desestabilizador..? No pudieron por los votos y ahora van como sea… POR EL PODER. Como cuando “lincharon” -en Capital Federal– al Jefe de Gobierno, provocando un golpe de estado institucional, después de Cromañón (y les confieso mi poca simpatía por Aníbal Ibarra…).
¿O POR UNA MEDIDA QUE ALGUNOS ENTIENDEN EQUIVOCADA OTROS TIENEN DERECHO A DESABASTECER Y AVASALLAR AL RESTO DE LA ARGENTINA?¿no es así como lo derrocaron a Salvador Allende? Están preparando el camino. Tengamos cuidado y estemos atentos.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí