Encuentro General de Servidores 2013

420

Más de 500 miembros de la Comunidad Convivencia con Dios nos reunimos en La Cumbre, Córdoba, este fin de semana largo. Yo es la primera vez que participo ya que recién el año pasado ingresé a la Comunidad, a pesar de que hace muchos años que participo como asesor voluntario de las Convivencias. Fue una experiencia de Iglesia Viva muy impresionante.

 

Lo primero que les cuento tiene que ver con el aspecto humano: fue el re-encontrarme con hermanos con los cuales había servido en distintos lugares del país. A algunos los reconocí de entrada… a otros los saludaba y después le preguntaba quienes eran… a otros los saludaba y les preguntaba luego a otros quienes eran y luego los volvía a saludar con el gozo de haberlos reconocido (es que ya estamos viejos y son muchas caras a retener)… El espíritu fraterno y la inmensa alegría del encuentro era un común denominador el primer día.

Luego vinieron las enseñanzas que se dieron a lo largo de dos días. Esta vez (para mí la primera) giró todo alrededor de los cuatros aspectos distintos que puede tener una misma vocación mística. Lo de mística viene de que el objetivo de la Comunidad es tender a la unión con Dios. Una unión que será plena en el cielo pero que ya pregustamos en nuestro peregrinar terráqueo. Me encantó como distinguieron entre cuatro maneras de ser distintas pero complementarias todas una de las otras: el contemplativo; el asceta, el misericordioso y el apóstol.

Durante el encuentro se desarrollaron las tres últimas, medio día cada una. Del contemplativo no se habló porque está más desarrollada la cuestión en las mismas Convivencias. De cada una se dieron las características y hermanos fueron dando testimonio sobre como es en lo concreto ser de una u otra manera. Tanto la teoría como la vivencia nos enriquecieron muchísimo. Yo salí muy edificado de la santidad de vida que tienen mis hermanos. No hay caso… debemos convencernos que hoy también los santos están caminando entre nosotros… aunque nos cuesta mucho darnos cuenta.

La última tarde se hablaron sobre los seis votos privados que pueden hacer los Dedicados. Esta contemplación simplemente se basó en que distintas personas fueron dando testimonio como vivían sus votos. Edificante al máximo.

 

Una pequeña misión…

 

De mi parte, me vengo con el corazón pleno del encuentro con Dios y con los hermanos. En un momento el Señor me mostró con mucha claridad que debo hacer algo concreto. En Enero la moción fue simplemente que presentara un proyecto… nada más. Ahora me pidió que me implicara para que se lleve adelante. Y me mostro que será un camino de cruz personal (“amar hasta que duela”) pero que no me preocupe porque Él tiene el control. Eso fue en la mañana del domingo, durante una de las contemplaciones. Por la tarde me mostró que no estaría solo sino que me podría apoyar en la Comunidad. El resultado: todos cantaban con gozo y yo lloraba, con mucha serenidad y consuelo… pero el aguuita me corría por las mejillas.

 

La ruta…

 

El regreso, el lunes, fue algo accidentado. En la autovía entre San Francisco y Santa Fe yo iba por el carril rápido a la velocidad máxima permitida… estaba cruzando un auto y el conductor no me debe haber visto porque se comenzó a cambiar de carril… los gritos suaves de su señora esposa lo deben de haber advertido porque volvió a su carril: no debe de haber estado a más de 30 centímetros de tocarnos de costado.

De regreso a Paraná, el Padre Miguel Velázquez tomó su camioneta, me dejó a mi en mi parroquia que está en las afueras de la ciudad y partió hacia su parroquia en Villa Clara (en el centro de la Provincia de Entre Ríos). Pasó antes por su casa en Sauce de Luna. Antes de un cruce de rutas algo le pasó a las ruedas traseras así que tuvo un accidente. El vehículo destrozado… él solamente unos golpes en la mano y una fisura en el talón… la perrita que lo acompañaba salió ilesa. Así que no pasó mayor cosa… descontando lo de los fierros que se arreglan.

Hoy, cambiando de tema, tuve novedades con mi auto… pero se los cuento en la próxima.

8 Comentarios

  1. Que bueno es el SEÑOR!!!! MUY BUENO!!!! a cada uno nos va hablando y mostrando en “SU TIEMPO” y por sobre todo sigue arraigandose en nuestro INTERIOR SU AMOR, que nos hace DESPERTAR y querer, darle permiso para capacitarnos AMAR CON SU AMOR!!! TODO LO DEMAS…. CON SU GRACIA PODREMOS!!!! BENDICIONES P. FABIAN ME GOZO EN LO VIVIDO,EXPERIMENTADO Y REVELADO!!!!

  2. Gracias Padre Fabián por compartir tus vivencias en el EGS!
    Hermoso todo lo vivido. Que el Señor siga iluminando. Que nos regale un oído atento y un corazón dispuesto para descubrir su voluntad y cumplirla.
    Y doy gracias a Dios por su protección en el camino!
    Un abrazo en María!

  3. Padre Fabián. Leo tu testimonio, dos horas después de que el Padre Jorge se unión definitivamente con el Señor. Evidentemente que ya está dando frutos. ¿Qué te pide el Señor? Tengo profunda admiración por lo que quiere hacer el Señor en la comunidad a través de los sacerdotes. Yolanda

  4. Hermana Yolanda: Con respecto a la Comunidad el Señor me pide que siga siendo discípulo pues cada vez me doy cuenta lo mucho que tengo que aprender.
    Lo que vi claro fue con respecto a “algo” en mi Iglesia Particular… que comentaré en su momento por este mismo sitio.

  5. Padre Fabian!
    te vimos en el encuentro y damos fe de tu alegria y felicidad contagiosa, gracias por compartir tu vivencia y avivar nuesto fuego apostolico..Animo!! en tus proyectos de iglesia particular!! y oramos por eso…
    lucia y juanjo Aguayo
    Fraternidad de Formosa
    Confra NEA

  6. Padre Fabián: Gloria a Dios por tu testimonio, grande es nuestro Dios que nos protege y libra de tantos peligros que ni cuenta nos damos. Yo seguí el encuentro por internet y compartí los frutos de gozo y de celebrar el compartir el ser parte de esta Comunidad a la que me llamó el Señor a formar parte y me maravillo de la obra del Señor que nos une más allá de los espacios físicos. ¡ Mi alama glorifica al Señor mi Dios gózase mi espíritu en mi Salvador…!.

  7. Que recuerdos Padre…. me gozo en ello y quiero volver a gozarme…¿se entiende?

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí