El paraíso socialista

342

Hace unos días, a través de Adital, leía una entrevesta al Brasilero Frei Betto. Este “católico liberado” hablaba de la situación de Cuba y su relación con el mundo. Les tranascribo dos preguntas que le hicieron. El resto lo pueden leer directamente de la página citada.

– ¿Usted puede imaginar cómo los países del mundo responderían a los estímulos socialistas cubanos si la revolución hubiera podido desarrollarse sin la asfixia económica y política?
– Los países capitalistas jamás aceptarán el régimen socialista, pues están todos dominados por el gran capital, y el socialismo representa la desconcentración de esa riqueza y su aplicación en beneficios sociales. Habría, pues, una nueva Guerra Fría… o incluso caliente…
– La “campaña de desinformación” desencadenada por los medios de comunicación asocia casi abiertamente la renuncia de Fidel con una irreversible renuncia de Cuba al socialismo. Este año usted estuvo dos veces en Cuba: una en enero y otra a comienzos de febrero. ¿Cuáles son los anhelos de la población?
– Hoy Cuba tiene el 99,8% de su población alfabetizada; posee 67 universidades que forman por año, gratuitamente, a 800 mil estudiantes; cuenta con 1 médico por cada grupo de 160 habitantes (y todo el servicio de salud es gratuito y de calidad), etc. O sea, la población cubana no revela ningún indicio de querer perder esas conquistas sociales. Pero le gustaría tener acceso a más bienes de consumo y a mejor transporte urbano.

Es el eterno “evangelio” que uno escucha sobre la situación privilegiada de Cuba gracias a la revolución socialista.

Hoy me entero, a través de la página Reporteros sin Fronteras, que Cuba es uno de los quince países del mundo considerados como “enemigos de internet”. Les transcribo algunos trozos, el resto también lo pueden leer directamente en la página:

Cuba
Nombre del dominio: .cu
Población: 1.126.700
Internautas: 240.000
Precio medio de una hora de conexión en un cibercafé: 1,20 euros en la red nacional – 4 euros en la red internacional
Salario medio mensual: 12 euros
Número de proveedores de acceso privados: 0
Número de proveedores de acceso públicos: 1
Número de bloggers encarcelados: 0
En febrero de 2007, le Ministro de Telecomunicaciones cubano, Ramiro Valdés, aseguraba que Internet es una “herramienta de exterminio global” que hay que controlar a cualquier precio. ¿Puede haber algo más cómodo que controlar las conexiones privadas?
En junio de 1996 el gobierno dedicó una ley específica a Internet. El decreto-ley 209, “Acceso desde la República de Cuba a la red informática global”, precisa que la utilización de la Red no puede hacerse “violando los principios morales de la sociedad cubana, ni las leyes del país”, y que los mensajes electrónicos no deben “comprometer la seguridad nacional”. También precisa que el acceso a Internet se concede prioritariamente “a las entidades e instituciones que puedan contribuir a la vida y el desarrollo de la nación”.
Existe una red “nacional” que da acceso a una dirección electrónica y permite enviar e-mails al extranjero, pero no navegar por Internet. El régimen se asegura de que no se envíe ningún “mensaje subversivo”. La policía cubana ha instalado programas que desencadenan mensajes de alerta, y filtran las palabras clave “subversivas”, en los ordenadores de los hoteles y cibercafés.
La conexión a la red “internacional”, que cuesta tres veces más, permite acceder a sitios informativos extranjeros, como los de la BBC, Le Monde, el Nuevo Herald (diario hispano de Miami). Pero si uno teclea “google.fr”, le dirigen a las páginas del periódico oficial de Cuba (Granma) o de la agencia Prensa Latina. Esta versión de la Web la utilizan mayoritariamente los extranjeros y los periodistas oficiales, en hoteles de lujo y “business centers”. El precio de la conexión oscila entre 6 y 12 dólares la hora. También las embajadas extranjeras permiten a veces que los disidentes accedan a Internet, poniendo ordenadores a su disposición. Pero tienen interferencias de satélites, que hacen más lenta la conexión.

Parece que el paraíso socialista no se anima a jugarse permitiendo la libertad de expresión.

¿Hay diferencia en lo último leído y lo ocurrido en la Argentina de Videla? La única diferencia es que no es “políticamente correcto” decir que todas las dictaduras amordazan a la población, porque sino no duran en el poder…

1 Comentario

  1. Padre:el castrismo no es una dictadura, sino una tiranía. Entre ambas modalidades hay apreciables diferencias, tanto desde una perspectiva politica como moral. Perdoneme la acotación pero pasa que estoy tratando de sacarme de encima los cliches “politicamente correctos” que les dicen que por ejemplo igualan democracia a republica,oligarquia a aristocracia o fascismo con cualquier forma de gobierno que al pontificante le moleste. Un abrazo. Pablo

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí