Bueno… como la imagen que representa a la justicia: aparentemente tiene los ojos vendados. En este caso, me temo para no ver aquello que no quiere ver porque no lo conviene o va contra la ideología con la cual prejuzga la realidad. ¿duro y destituyente de mi parte? Juzguen ustedes.

Primero vean este video en el cual la titular del ente Cristina Ponce repudia las pintadas que ensuciaron la ciudad y da su visión «particular» de lo ocurrido en la Escuela Sarmiento.

Haga click aquí para ver el video desde la página del Canal Once de Paraná

¿Qué pasó concretamente allí? Antes de continuar les recuerdo lo que dije sobre las actitudes reaccionarias de parte de los católicos y que pueden leer aquí. En este marco, continúan mis palabras.

Lo que dice esta «Cristina» hace referencia a un grupo de varones católicos que quieren entrar en un encuentro de mujeres a agredir a quienes no piensan como ellos. Esa fue la primera noticia que dieron los medios y que fue difundida en todos los cortos noticieros de la radio oficialista LT14. Pero… bueno… como la cosa no «tan» era así y se comenzaban a escuchar otras voces (con ese silencio explosivo que tiene todo lo relacionado con la web) la versión fue dando otros datos que la Sra. Ponce al parecer ignoraba (por más que estaba en el mismo lugar de los hechos). Me sorprendió que El Diario se animara a contar con lujos de detalles lo acontecido. Se los copio por si se pierde de su lugar en la web. De todos modos, este es el link:

“Fuera la iglesia de los encuentros”, fue la consigna que esgrimieron, centralmente, las militantes de Pan y Rosas, que lucen el color lila, y las que se identifican con el anaranjado, del Partido Obrero. Ya en el pórtico de la escuela, a viva voz y a megáfono, repitieron la consigna durante el lapso de una hora. Dejaron un apretado paso para que fueran saliendo, una tras otra, todas las referentes de organizaciones católicas o las que llegaron por sí a manifestarse en contra del aborto, cuando no también de la educación sexual y los anticonceptivos.

“Chicas fíjense bien… –exhortó una treinteañera- que no quede una sola católica en las comisiones”. En la expulsión hubo forcejeos, clima tenso, empujones, insultos a viva voz, cánticos.

Un grupo de las “lilas” y las “anaranjadas” ocupó luego el asfalto en calle La Paz ya cortada al tránsito. Una veintena de agentes, que sólo intervinieron para dar lugar al “desalojo” sin mayores incidentes, se hizo presente en el lugar. Un par de ambulancias se encargó de trasladar alguna herida sin gravedad, alguna mujer descompensada.

Desde la calle, juntas, en cordón humano, muy lentamente pero a paso firme, las “lilas” y las “naranjas” se encargaron de que una treintena de hombres que acompañó a las militantes de la iglesia, abandonaran toda la cuadra. Hacia una esquina, hacia la otra, los fueron acorralando, con la ventaja de saber que el expulsado no podrá pegarles en público aunque el odio, la rabia, la intolerancia se perciba en sus rostros desencajados.

“Entren, intervengan”, insistía un hombre en exhortar a un agente de policía a la represión. El agente le dio un insólito consejo: “Dígame, ¿no sabe que son zurdas?” El bigotudo le recriminó: “¿Y no se puede debatir?”. “Pero digame –insistió el uniformado- ¿por qué no va a debatir a otro lado?”.

El bigotudo le cuenta a EL DIARIO: “Están las abortistas agrediendo a nuestras mujeres católicas, las han pateado en el suelo, y la policía tiene órdenes de no intervenir. ¿A usted le parece”. Una mujer desalojada, tucumana, busca el grabador para contar: “Me han tirado escaleras abajo, me expulsaron del taller, vengo de Tucumán, 23 horas en ómnibus”, denunció. “Decidí participar porque me pareció muy interesante que las mujeres debatamos, pero como no estoy a favor del aborto me expulsan”, se quejó para luego pedir ayuda para recuperar su cartera que quedó en el edificio escolar.

Más tarde, hubo una disidencia interna al encuentro. Lo expresó una “lila” desde el megáfono al decir que “el PCR (Partido Comunista Revolucionario) se va con la iglesia”. En efecto, las referentes de esa fuerza política, que se expresa en organizaciones estudiantiles y sindicales, se retiraron molestas de la escuela. Manifestaron su desacuerdo con lo sucedido, cuestionaron la intolerancia y exhortaron a sostener el debate entre las mujeres.

Claro, el Diario informaba que la ambulancia había trasladado a una herida leve que había sufrido una «descompensación». Cuando leía los comentarios a la nota salida en RecintoNet (que les posteé en la entrada anterior) me sorprendió uno en particular. Como está firmado con nombre y apellido y número de documento, se los transcribo:

Por pronunciarme a favor de la vida de todos los seres humanos, sin importar su tamaño- estuve 9 horas internada en el Hospital San MArtín.

Soy una madre viuda a cargo de cinco hijos menores- sino trabajo 14 horas por día mis hijos no comen- Me lanzaron por una escalera en la Escuela Sarmiento y no dejaban de patearme, me robaron los lentes y me querían sacar la ropa- Me imagine que era lo mismo que habrían sentido las personas que eran llevadas a los crematorios nazis. O lo que habrán sentido los desaparecidos de la última dicatura.

Me pregunto hoy _ hay libertad en Argentina? y me respondó no – porque el estado debe garantizar la libertad de expresión en la diversidad del pueblo. Nadie me ayudo. Mi hija que me vió tirada se acerco a pedir la ambulancia y fue brutalmente golpeada- no quiso hacer la denuncia pués sólo quería que regresaramos a nuestra pcia.

REpudio?? se violaron los deredchos humanos básicos en la Ciudad de paraná. Repudio?? ahora cuando las delicuentes se quisieron matarme tuvieron el tienpo suficiente para irse de Entre Rios. Señores legisladores aqui el repudio es tardio- que no nos permitan expresarnos, que no exista libertad de pensar en mi Patria- no lo acepto- Repudio?? reparen ahora el daño que han permitido que suframos las argentinas nacidas en este suelo!!! Restituyan la violación a lo derechos humanos VIOLADOS en Entre Rios.

Hoy no puedo pararme por los brutales golpes recibidos pero a pesar de todo mi espiritu sigue gritando: VIVA LA VIDA HUMANA DESDE LA CONCEPCIÖN!!!!!! DEJEN QUE LOS NIÑOS NAZCAN EN ESTE SUELO!!! Y DEJEN DE PENSAR EN MATAR GENTE SINO EN CONSTRUIER UN PAIS PARA TODOS: Espero que exista al menos libertad de prensa y esto lo divulguen.

Mabel Benegas de Murri 17.513.429

La violencia es violencia venga de donde venga. La discriminación es discriminación venga de donde venga. La justicia es ciega porque no mira la cara de quién tiene que juzgar. El INADI… ¿es ciego? ¿por qué?

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorSenadores de Entre Ríos rechazaron el aborto y la violencia de las mujeres autoconvocadas
Artículo siguienteMás repercusiones del Encuentro de Mujeres Aucotonvocadas de Paraná
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!