El embrión es uno de nosotros

340

Texto completo del pronunciamiento de los Obispos argentinos sobre la ley de procreación artificial:

Reflexiones ante la sanción de la “Ley de acceso integral a la reproducción médicamente asistida”

Como Iglesia, nos hemos pronunciado en diversas ocasiones sobre las técnicas de procreación artificial, buscando llevar esperanza a las personas involucradas en situaciones de infertilidad y esterilidad, pero también señalando que no todo lo técnicamente posible es ética y jurídicamente aceptable.

El 27 de abril de 2012 (Reflexiones y aportes sobre algunos temas vinculados a la reforma del Código Civil, Nº 26) recordábamos que “en caso que se llevase adelante la fecundación extracorpórea, el ser humano concebido de esta manera tiene el mismo estatuto, dignidad y derechos que cualquier otro”. La trasmisión de la vida humana goza de tal dignidad que no puede estar sometida a parámetros técnicos. Entre los bienes afectados está el derecho a la identidad de los niños concebidos. Además, la recientemente sancionada ley de “acceso integral a la reproducción médicamente asistida” genera preocupación por la legalización de nuevas formas de manipulación de vidas humanas en etapa embrionaria.

La ley en su artículo 2 dispone que estas técnicas se apliquen para conseguir un embarazo. Más allá de las consideraciones bioéticas de fondo, entendemos que ello refleja una finalidad claramente reproductiva en el espíritu de la ley que excluiría cualquier posibilidad de destruir embriones.

Luego de la sanción de la ley, para limitar daños y contribuir al bien común, es necesaria una expresa prohibición de cualquier forma de destrucción de embriones humanos, o de su utilización para fines comerciales, industriales o de experimentación.

Nuestro país tiene una sabia y humanista tradición jurídica de protección de la vida humana desde la fecundación. Esta protección, lejos de ser expresión de una visión religiosa, es manifestación del respeto que merece cada vida humana y que está en la base del funcionamiento del sistema de derechos humanos.

En el plano internacional se verifica un intenso debate en torno a la protección de la vida embrionaria. En Europa se ha lanzado la iniciativa “Uno de nosotros” que promueve que en todo el ámbito de la comunidad europea se proteja a los embriones humanos contra toda forma de manipulación y destrucción. Por ello es importante definir el reconocimiento del inicio de la vida humana desde la existencia del embrión. El Papa Francisco en persona ha alentado esta iniciativa en su alocución del 12 de mayo de 2013 afirmando: “invito a mantener viva la atención de todos sobre el tema tan importante del respeto por la vida humana desde el momento de su concepción”.

14 de junio de 2013
Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina

Lo que se encuentra en negrillas ha sido resaltado por mí. Pone de manifiesto que la preocupación de nuestros Obispos (es decir, de la Iglesia que enseña, el Magisterio) tiene que ver con los derechos humanos de todos. El ser concebido, aún en un laboratorio, es tan humano como usted y yo. No deja de serlo ni se puede transformar en material genético descartable. Y esto hay que decirlo claramente porque muchos esposos, con muchísima buena voluntad y la misma cantidad de ignoracia, no saben que es lo que exactamente están haciendo y que sucede luego con los “embriones sobrantes” luego de la fecundación exitosa.

Un tema que no debe dejarse pasar es que estamos en medio de una sensibilidad “nacional y popular” para con los desaparecidos durante la dictadura. Es encomiable el trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo para recuperar la identidad de los niños secuestrados durante el proceso. Pues los obispos nos advierten sobre la posible lesion del derecho a la identidad en cuanto a su origen que pueden tener los niños concebidos a través de la reproducción médicamente asistido. Todo un tema que debe ser considerado muy seriamente, no solamente con argumentos afectivos.

Para quién quiera profundizar les dejo este link del Comunicado final de la X asamblea general de la Academia Pontificia para la Vida sobre “La dignidad de la procreación humana y las tecnologías reproductivas. Aspectos antropológicos y éticos” y este otro de la misma Academia, en su XII asamblea general, sobre “El embrión humano en la fase de la preimplantación. Aspectos científicos y consideraciones bioéticas“.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí