El delito de “intentar” la sacra ordenación de una mujer

450

La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe dio a conocer un decreto en el cual recuerda la pena canónica que existen para quienes “intenten conferir el sacro orden” a una mujer. Ya sea para el Obispo consagrante como para la mujer que intente recibir el sacramento.

Me quiero detener en una palabra: “intente”. Por más que se haga el rito, se impongan las manos y se diga la oración consecratoria, esto no pasa de ser un mero show. Es decir, un mero intento de hacer algo que de por sí es nulo. En otras palabras: no tiene ninguna consecuencia sacramental en quién lo recibe. Una mujer que participe de este “intento” sacramental, al terminar el rito no es sacerdotisa. Lo único que logra es quedar excomulgada, ella y el celebrante.

Seguramente tendremos dos coletazos de esta información. La primera es que se recordará que la Sagrada Congregación para la fe es el “ex Santo Oficio” que continúa con sus prácticas inquisitoriales… Ni vale la pena detenerse a aclarar el tema que no es error de redactor sino mala intención de escritor consciente.

Lo segundo será plantear que la Iglesia es machista y discrimina a las mujeres… Frente a esto, quisiera rememorar la Carta Apostólica que diera Juan Pablo II en el año 1994. Juan Pablo era consciente que el podía opinar lo que quisiera sobre el tema. Pero había una voluntad de Jesucristo al respecto y allí, no solo la queja del Papa sino la de cualquier cristiano se calla. Recordó lo que Pablo VI había dicho desde la Iglesia Católica frente a la ordenación de mujeres por parte de la Comunión Anglicana: “no es admisible ordenar mujeres para el sacerdocio, por razones verdaderamente fundamentales. Tales razones comprenden: el ejemplo, consignado en las Sagradas Escrituras, de Cristo que escogió sus Apóstoles sólo entre varones; la práctica constante de la Iglesia, que ha imitado a Cristo, escogiendo sólo varones; y su viviente Magisterio, que coherentemente ha establecido que la exclusión de las mujeres del sacerdocio está en armonía con el plan de Dios para su Iglesia“.

Siguiendo el link, en el resto de la carta Juan Pablo da las razones de porque esto no es una discriminación machista hacia las mujeres. Los invito a leerlas.

Para quienes quieran el decreto, se los transcribo:

Congregación para la Doctrina de la Fe
Decreto general acerca del delito de intentar la sacra ordenación de una mujer

La Congregación para la Doctrina de la Fe, para tutelar la naturaleza y la validez del sacramento del sacro orden, en virtud de la especial facultad a ella conferida de la suprema autoridad de la Iglesia (cfr can. 30, Código de Derecho Canónico), en la Sesión Ordinaria del 19 de diciembre de 2007, ha decretado:
Siempre de acuerdo a lo dispuesto en el canon 1378 del Código de Derecho Canónico, quien haya atentado conferir el orden sacro a un mujer, o la mujer que haya intentado recibir el sacro orden, incurre en la excomunión latae sententiae, reservada a la Sede Apostólica.
Si quien ha intentado conferir el sacro orden o si la mujer que ha intentado recibir el sacro orden, es un fiel sujeto al Código de Derecho Canónico de las Iglesias Orientales, se sigue lo dispuesto al can. 1443 del mismo código, y sea castigado con la excomunión mayor, cuya remisión está reservada a la Sede Apostólica (cfr can. 1423, Código de Derecho Canónico de las Iglesias Orientales).
El presente decreto entra inmediatamente en vigor desde el momento de su publicación en L’Osservatore Romano.

William Cardenal Levada
Prefecto

Angelo Amato, s.d.b.
Arzobispo Titular de Sila
Secretario

1 Comentario

  1. Muy oportuno me parece el decreto. Si cabía alguna duda, ya no la hay, ni un resquicio para confundir al pueblo fiel que no tiene suficiente doctrina.

    A los críticos, se les puede recordar que la cúspide de la vida sobrenatural es la SANTIDAD, no el sacerdocio. Es la misma montaña que hay que ascender, unos como sacerdotes, otros como funcionarios, como niños, como dueñas de casa, pero para todos implica la misma lucha.

  2. Gaby: comparto la opinión de Alemamá.
    En el post puse un entrecomillado con un comentario al respecto. Esa es mi opinión frente a este tema. En lo referente al Sacramento del Orden Sagrado me dejo enseñar por el Catecismo de la Iglesia Católica.
    Y esto no es rehuir al intelecto y sus obras. Simplemente en este tema (y en todos) acepto lo esencial que enseña la Iglesia Católica y discuto sobre lo accidental.
    He dejado en la entrada el tema abierto para ver las repercusiones y dialogar a través de los comentarios.
    Como estoy seguro que en esto pensamos de manera muy distinta, de corazón te digo que tus comentarios son bienvenidos. Me van a enriquecer y enriquecer el tema.

  3. Padre, no será que l época no lo permitió ? Tal vez Jesús pensó que en el futuro se incluirían mujeres, cuando la mentalidad de la sociedad hubiera cambiado
    Un abrazo

  4. Lo que opino, es muy simple.
    Yo no estoy muy unida al tema congregacional, entonces para mi que haya pastoras anglicanas o no, me da lo mismo. Y tampoco soy feminista. Asi que tampoco va por ahi el tema.

    Me preocupa sin embargo, y bastante, que le recarguemos a Jesús el molde que “le vemos”. Que se diga: Y bueno, eso fue lo que hizo Jesús. Indaguemos más, porque no sabemos si es tan así, me parece que están usando un caballito de batalla que ya se cansó.
    ¿Puede haber unas hermeneuticas diferentes a las de La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe?

    Vos te sometes a tus autoridades y a tus esquemas autoritativos y esta bien, siempre nos hemos respetado en eso, por supuesto y de antemano.

    Pero mi opinión muy personal, que no representa la de nadie sino la mia, creo que La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe entiende que puede adueñarse de Jesús.
    Y eso es lo que siempre me confundió mucho más que aclararme. Incluido lo accidental.

    Abrazos

  5. Bueno, habría que ver en que sentido viene lo de la ordenación de mujeres, es decir, por ocupar un cargo burocratico dentro de la iglesia? por tener poder de firmar cosas? habrá en mi opinión que definir la intención de abrir el sacerdocio “ministerial” a las mujeres, incluyendo claro está el debate teológico

  6. Hola, que tema no?
    Zapateros, a sus zapatos diría mi abuela.
    Y la mujer es para ser madre, básica y fundamentalmente. Para eso es su cuerpo que se amolda a la perfección a esa función. Con mis tres hijos, no me veo dejándolos para ir a cumplir con las funciones propias de un sacerdote de pueblo, ausentandome dias enteros para asistir a reuniones y jornadas. Y con quien dejo a mis hijos? Y si no los tuviera… bueno preguntenle a cualquier mujer de edad avanzada que no sea madre el vacio que hay en la vida al no haber hijos.

  7. mmmmmm temilla temillla… El otro día justamente me lo planteaba… me animaba a replantearmelo. Siempre había escuchado que el sacerdocio era sólo para hombres, y jamas lo cuestioné. Después me animé a replantearme, si es que los curas necesariamente tienen que ser célibes, o podrian perfectamente casarse y cumplir su doble función; y también me animé a imaginar la posibilidad de sacerdotizas.
    Evidentemente requiere un quiebre de estructuras mentales propias. Me parece que hay que sentarse y verlo bien, no me animo a tomar una postura tan así a la ligera, pero me parece que la iglesia debería replantearseló.
    Si Jesús ya era revolucionario en su tiempo al tratar con mujeres del modo que lo hacía, el que las eligiera como dentro de sus apostóles ya superaba todo límite tolerado en la época. Sino por qué elegir hombres y mujeres no? qué vio en ellos que en ellas no encontró? Me parece que todo fue una cuestión de tradición y que hay que reabrir un auténtico diálogo en torno al tema.
    Disiento totalemnte de Carolina, sin ánimos de ofender. Me parece una visión reduccionista de la vida y de la mujer, pensar que sólo viene al mundo para tener hijos y criar una familia. Hasta me animaría a decir que es una visión utilitarista de la mujer… Conozco a grandes mujeres que se desempeñan como profesionales y a la vez son muy buenas madres. También conozco a mujeres con roles interesantes a nivel pastoral y que no por ello son menos mujeres o menos “beunas madres”…

    Saludos

    Mili de Cba

  8. Gracias Padre, por darnos algunas luces sobre el tema. Creo que lo primero que hay que anotar es que daño nos haria si hubiesen mujeres sacerdotes, ninguno.

    Pero no debemos olvidar que somos seguidores de Cristo, y no podemos apartarnos de sus hechos y cambiar, como ya han hecho muchos, su palabra, solo por “acomodarse a los tiempos modernos”.

    Jesus no era un machista, quedo muy bien demostrado en el evangelio, que estaba muy lejos de serlo, a pesar de que para aquella epoca la mujer era subvalorada grandemente, Jesus la colocó de igual a igual que el hombre como debe de ser.

    El sacerdocio es una vocacion, como la es la vida religiosa, las diferencias, son quiza los sacramentos que puede celebrar el sacerdote y las religiosas no, pero es solo eso, la misión es la misma.

    Acaso San Francisco de Asis le preocupó ser o no sacerdote, o quiza Santa Clara, o Santa Teresa de Jesus, y tantas otras santos y santas que no tenian el orden sacerdotal y que son verdaderos modelos cristianos.

    Nos alejamos de los verdaderos fines de seguir a Cristo, cuando pensamos que pertenecer al orden sacerdotal es un privilegio y no un llamado de Dios.

    El verdadero fin cristiano es la Santidad.

    Dios nos bendiga

  9. La principal dificultad se presentó, como reconoce el documento Inter Insigniores de la Congregación para la Doctrina de la Fe del año 1996 por el hecho de que algunas denominaciones han admitido en calidad de “pastores” a mujeres causando que tanto teólogos como miembros de la jerarquía de la Iglesia soliciten la revisión por parte del Papa de este impedimento. Sin embargo, el mismo documento reconoce que: “la Iglesia, por fidelidad al ejemplo de su Señor, no se considera autorizada a admitir a las mujeres a la ordenación sacerdotal” (número 5). Afirma además que la tradición de la Iglesia ha sido tan firme a lo largo del tiempo (y en contra de algunas herejías que se habían insinuado en este sentido) que no había sido necesario intervenir definiendo el principio dado que se trataba de una ley no controvertida.

    Por otro lado, Cristo escogió solo a hombres tanto para ser sus apóstoles como para los 72 discípulos y ya contaba con mujeres que le seguían y le ayudaban, cosa inaudita entre los rabinos del tiempo sino que también encomendó a mujeres misiones de gran importancia, como el anuncio de la Resurrección (cf. Mt 28 7).

    El principal argumento usado por los documentos magisteriales es que el sacerdote actúa in persona Christi y por tanto, las controversias suscitadas son una invitación “a descubrir de nuevo el lugar original del sacerdote dentro de la comunidad de los bautizados, de la que él es ciertamente parte, pero de la que se distingue, ya que en las acciones que exigen el carácter de la ordenación él es para la comunidad –con toda la eficacia que el sacramento comporta-” Subrayo que la IGRLESIA ANGLICANA TRADICIONAL, es decir, separada de Canterbury rechaza no solo la ordenación de mujeres sino también de homosexuales declarados.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí