La Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe dio a conocer un decreto en el cual recuerda la pena canónica que existen para quienes «intenten conferir el sacro orden» a una mujer. Ya sea para el Obispo consagrante como para la mujer que intente recibir el sacramento.

Me quiero detener en una palabra: «intente». Por más que se haga el rito, se impongan las manos y se diga la oración consecratoria, esto no pasa de ser un mero show. Es decir, un mero intento de hacer algo que de por sí es nulo. En otras palabras: no tiene ninguna consecuencia sacramental en quién lo recibe. Una mujer que participe de este «intento» sacramental, al terminar el rito no es sacerdotisa. Lo único que logra es quedar excomulgada, ella y el celebrante.

Seguramente tendremos dos coletazos de esta información. La primera es que se recordará que la Sagrada Congregación para la fe es el «ex Santo Oficio» que continúa con sus prácticas inquisitoriales… Ni vale la pena detenerse a aclarar el tema que no es error de redactor sino mala intención de escritor consciente.

Lo segundo será plantear que la Iglesia es machista y discrimina a las mujeres… Frente a esto, quisiera rememorar la Carta Apostólica que diera Juan Pablo II en el año 1994. Juan Pablo era consciente que el podía opinar lo que quisiera sobre el tema. Pero había una voluntad de Jesucristo al respecto y allí, no solo la queja del Papa sino la de cualquier cristiano se calla. Recordó lo que Pablo VI había dicho desde la Iglesia Católica frente a la ordenación de mujeres por parte de la Comunión Anglicana: «no es admisible ordenar mujeres para el sacerdocio, por razones verdaderamente fundamentales. Tales razones comprenden: el ejemplo, consignado en las Sagradas Escrituras, de Cristo que escogió sus Apóstoles sólo entre varones; la práctica constante de la Iglesia, que ha imitado a Cristo, escogiendo sólo varones; y su viviente Magisterio, que coherentemente ha establecido que la exclusión de las mujeres del sacerdocio está en armonía con el plan de Dios para su Iglesia«.

Siguiendo el link, en el resto de la carta Juan Pablo da las razones de porque esto no es una discriminación machista hacia las mujeres. Los invito a leerlas.

Para quienes quieran el decreto, se los transcribo:

Congregación para la Doctrina de la Fe
Decreto general acerca del delito de intentar la sacra ordenación de una mujer

La Congregación para la Doctrina de la Fe, para tutelar la naturaleza y la validez del sacramento del sacro orden, en virtud de la especial facultad a ella conferida de la suprema autoridad de la Iglesia (cfr can. 30, Código de Derecho Canónico), en la Sesión Ordinaria del 19 de diciembre de 2007, ha decretado:
Siempre de acuerdo a lo dispuesto en el canon 1378 del Código de Derecho Canónico, quien haya atentado conferir el orden sacro a un mujer, o la mujer que haya intentado recibir el sacro orden, incurre en la excomunión latae sententiae, reservada a la Sede Apostólica.
Si quien ha intentado conferir el sacro orden o si la mujer que ha intentado recibir el sacro orden, es un fiel sujeto al Código de Derecho Canónico de las Iglesias Orientales, se sigue lo dispuesto al can. 1443 del mismo código, y sea castigado con la excomunión mayor, cuya remisión está reservada a la Sede Apostólica (cfr can. 1423, Código de Derecho Canónico de las Iglesias Orientales).
El presente decreto entra inmediatamente en vigor desde el momento de su publicación en L’Osservatore Romano.

William Cardenal Levada
Prefecto

Angelo Amato, s.d.b.
Arzobispo Titular de Sila
Secretario

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEl método de Control Mental Silva
Artículo siguienteLa nación requiere gestos de grandeza
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!