La bendición siempre es cruz y gloria. De la cruz todos hablan. Y más cuando somos nosotros mismos (los curas) los que provocamos los escándalos. Y está bien que se hable… porque necesitamos purificarnos: la cruz purifica.

Pero de los momentos de gloria en el clero, de especial paso y bendición del Señor… pocos hablan. Tal vez porque no se enteran. Tal vez porque lo consideran banal. Tal vez porque no les importe. Pero hay espacios en los cuales dentro del clero de Paraná se manifiesta la Gloria del Altísimo. Y el del afiche es uno de esos:

 

ordenacion sacerdotalSi. Cinco (5) jóvenes, luego de nueve años de formación en el Seminario y en parroquias, recibirán el Sacramento del Orden Sagrado. Sacramento que los consagrará como sacerdotes del Altísimo. Sacramento que, a pesar de las debilidades, les permitirá andar en el nombre del Señor… anunciar y celebrar la maravilla de sus Misterios que tocan nuestras fragilidades.

Aquí se pone de manifiesto el verdadero poder de la Iglesia, tal como lo explico en este otro artículo. Y, además, aquí se  manifiesta que el Señor sigue confiando en la Iglesia Local de Paraná y la sigue bendiciendo con su presencia. Una ordenación sacerdotal es simplemente eso.

Oremos por estas vocaciones. Oremos dando gracias al Señor por su misericordia. Oremos pidiendo por la fidelidad de por vida de quienes se consagran. Oremos… que la oración que nace de la fe es escuchada y es capaz (por eso) de sostener el mundo y la Iglesia… de transformar los corazones endurecidos… de darnos la paz que tanto necesitamos.

Y vos… ¿compartís solamente las cruces de los curas? ¿O también te animás a compartir los momentos en los cuales la Gloria de Dios se manifiesta llamando y consagrando? Si sos de los últimos… compartí esta noticia en las redes sociales.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anterior¿Cuál es la verdadera Misión de la Iglesia?
Artículo siguienteSexto Congreso Nacional de la Red Federal de Familias
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!