El amor por la Patria vistió a grandes y chicos “de Celeste y Blanco”

409

Así reseña el acontecimiento la Acción Católica de Paraná en su página de Facebook:

El gesto llamado “Paraná de Celeste y Blanco” organizado por la Acción Católica de la arquidiócesis de Paraná, reunió un nutrido grupo de chicos y grandes decididos a celebrar el amor por nuestra Argentina.

Pasadas las 10 de la mañana, sobre el flamante “mandapeatón” en frente a la Catedral de Paraná, comenzaron a llegar los jóvenes, algunos acompañados de sus padres, para ir formando la “Argentina humana”, y tomar la foto desde lo alto, ayudados por la gran escalera que con mucho entusiasmo volvieron a brindar, como el año pasado, los Bomberos Voluntarios de Paraná.

Al sonido de los compases de “Color esperanza”, al grito de “saber que se puede, querer que se pueda”, fueron ocupando cada uno su lugar, para dejar conformado el mapa, dentro del dibujo que los mismos jóvenes trazaron con abundantes tizas blancas sobre la cinta asfáltica.

Así, mientras se tomaba la foto, se escucharon palabras de agradecimiento a “todos los que dieron su vida por nuestra Patria, no solo en las guerras, sino poniendo todo su amor y dedicación en el trabajo, en la educación, en la familia, y en definitiva, en haber pisado este país con ojos de esperanza”.

Luego, gente del movimiento de Schoenstatt invitó a hacer el “Pacto del Bicentenario”, un sencillo decálogo de propuestas que se invita a cumplir libremente, y una invitación al compromiso personal y voluntario a dejar de ser habitantes y a convertirse en ciudadanos.

A continuación, se escucharon las palabras del mismísimo Manuel Belgrano que, en un audio preparado por los organizadores, le confesaba a los presentes la alegría de “verlos reunidos por algo tan grande como esta Patria”, y los animaba, diciendo “Amigos, aunque parezca que la injusticia tiene en nosotros más abrigo que la justicia, solo ríanse y sigan su camino. Amen el trabajo, amen la educación, porque eso les dará Libertad. Y la vida es nada si la libertad se pierde. No busquen glorias si no la unión de los hermanos y la prosperidad de la patria. A mi también me hierve la sangre, al observar tanto obstáculo, tantas dificultades que se vencerían rápidamente si hubiera un poco de interés por la patria, pero nunca pierdan la esperanza. No tengan miedo nunca! El miedo sólo sirve para perderlo todo”.

Y cerrando nuestro gran prócer sus palabras al grito de “Viva la Patria”, que fue reiterado varias veces a viva voz por los presentes, comenzaron los acordes del Himno Nacional Argentino, entonado por los niños, jóvenes, padres y abuelos, “con una renovada fuerza y esperanza, fruto del amor a nuestro país, y de la alegría de poder ser parte de este gesto”.

Para finalizar, los organizadores agradecieron a la Dirección de Culto y Colectividades de la Municipalidad de Paraná, a los Bomberos voluntarios, a la Junta de Laicos y la Pastoral juvenil de nuestra Arquidiócesis, “que sumaron una vez más sus esfuerzos para que este humilde gesto de amor fuera posible”, y “felices por sentirse verdaderamente hermanos e hijos de esta Patria”, y con una gran sonrisa, volvieron a sus hogares.

(Podés ver las fotos del momento desde aquí, pero debés estar logueado en el Face)

ACTUALIZACIÓN: Santiago Pidone subió este video del acontecimiento a Youtube.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí