El alma de todo apostolado

378

En los “tiempos muertos” de la Asamblea de la Acción Católica me acerqué a la librería ambulante de la Editorial San Pablo. Es una tentación acercarme y, normalmente, una “pérdida” para mi bolsillo. Hubo muchos títulos que me tentaron, pero uno especialmente me picó la curiosidad. Es una reedición que han hecho de un clásico de la literatura espiritual: “El alma de todo apostolado“, de Juan Bautista Chautard.

Sabía que existía, aunque no lo había leído nunca. Me lo había recomendado mi párroco de entonces, el Padre Bottegal, siendo yo un curita recién ordenado (hace quince años).  Con ese antecedente era uno de esos libros que uno tiene pendiente en su lectura. Así que aproveché, caí en la tentación y lo compré.

Recién hoy he podido abrirlo. Y lo poco que he leído me ha gustado. Con toda seguridad, será una lectura lenta, con baches de tiempo. Pero me parece que será de esos que no quedarán abandonados a las primeras páginas. Les comparto una frase que, en cierta manera, lo resume:

Los pensamientos desarrollados en este libro nos han ayudado a nosotros mismos a luchar contra la simple exteriorización de las obras. Ojalá puedan ellos ahorrar a algunos otros los sinsabores señalados, y orientar su valor mostrándoles que jamás el Dios de las obras puede ser abandonado por las obras de Dios, y que la expresión paulina “¡Ay de mí, si no predicara el evangelio” (1 Cor 9,16) no nos da derecho a olvidar el cuestionamiento: “¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida?” (Mt 16,26).

Con toda seguridad iré compartiendo algunas de sus citas o meditaciones que me sugiera su lectura. Pero los invito a leerlos. Lo pueden encontrar en las Librerías San Pablo o pedirlos en cualquier librería católica cercanas a sus casas.

1 Comentario

  1. Muy buen libro padre la verdad me llena de ansias seguir trabajando con Dios Y para Dios, recomendaria a todos a quellos que trabajan en grupos juveniles.
    Me he quedado sorprendido en una parate que expresa:"La vida del hombre apostólico es una trama en que se cruzan los sufrimientos y los trabajos. Si no está convencido de que Jesús le ama, qué tristes, qué inquietas y sombrías son sus horas, aun en el de carácter más alegre(…)"
    cuantas veces hemos fracasado en nuestras vidas de hombres apostólicos cuando las cosas no nos salen del todo bien.
    Recomiendo tambien los libros de Anselm Grün estan buenisimos

    Julian Comunidad de la capilla Sagrada familia

    Capilla Sagrada Familia

  2. Si la obra abandona a su Creador, pierde su razon de ser, ya que El es quien le ha dado su Razon de existir y su funcion, su mision y finalidad.
    Si la obra abandona a su Creador, pierde su naturaleza, se degrada, se corrompe, se destruye, vuelve a la nada.
    Ergo, nuestra existencia solo tiene dos caminos, el de la Vida "con nuestro Creador y en El", o el vacio, la soledad absoluta y la nada.
    Un camino nos llena de gozo por el infinito amor que nace en nuestro ser…
    El otro camino nos sumerge un una angustia insoportable que nos mata.
    Los que elegimos a Dios, elegimos la vida, el amor y la felicidad. Y por ello SOMOS SU MAS FRESCO TESTIMONIO DE AMOR.
    Los que eligen abandonar a su Creador, son el Testimonio de la negacion y perdida de todo.
    Trato de enseñarle a mi hija a analizar la realidad, buscando en ella los signos de Dios, y las consecuencias naturales de nuestras decisiones.

  3. susana: padre pinta muy interesante su libro ,por lo que comentas ,tratare de conseguirlo , pero estare atenta a tus comentarios .la verdad es que yo tambien ya habia escucha esos titulos y ahora estoy muy entusiasmada e interesada lo mismo de tu paginas, son muy ricas ,lamento no averlas leido antes ,pero hoy no las dejo pasar .benbiciones…..susana (comunidad de la esperanza,san cayetano)

  4. Me hizo recordar algo que me quedó grabado del libro Cinco panes y dos peces, del cardenal Francois Xavier Van Thuân:

    <cite>Tienes que distinguir entre Dios y las obras de Dios… todas las obras de caridad son excelentes pero ¡no son Dios!.</cite>

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí