¿Dónde está tu hermano?

365

La pregunta del Señor a Caín sigue resonando en nuestro mundo.

Una semana en la cual la violencia nos acecha. Ya sea en la lejana Libia africana. O en la cercana muerte de un hincha de San Lorenzo en manos de la policía al querer ingresar al estadio. En la Argentina es la semana de la memoria… de la violencia de los setenta. También está a la vuelta de nuestras casas… muchas veces también adentro del mismo hogar. Un tema para discernir desde el mismo Evangelio y el Catecismo. Claro que la respuesta no es sencilla. Yo no soy pacifista… soy pacífico. Yo no agredo ni caigo en la venganza… pero me defiendo. ¿Dónde están los límites? ¿Es cristiana la violencia? ¿Se puede justificar o siempre es un mal?

Este será el tema de Tupambaé. Este martes, de 22 a 24 hs, por FM Corazón (104.1).

Como es ya costumbre, pueden ir dejando sus opiniones por adelantado en esta entrada. Y, para entrar en el tema, pueden leer esta, esta, esta y esta otra entrada. Y el Catecismo, desde aquí en adelante.

4 Comentarios

  1. Es el tema, Padre…
    La violencia desatada, que no tiene freno ni tope alguno.
    El hombre hecho bestia por no mantener los frenos inhibitorios.
    La violencia es la madre de todas las desgracias, sabemos que comienza con una agresión pero no podemos imaginar hasta donde es capaz de sembrar desgracias.

  2. La violencia no es cristiana.
    Todo lo contrario, Cristo nos enseña el camino del amor al enemigo, del perdón al que nos ofende, de darle otra oportunidad al que nos ha dañado.
    Construir desde el amor…

  3. Mi comentario es tonto pero………¿de donde sacas esas fotos tan raras???????????????

  4. El 99% de las fotos de mi blog salen de mi camarita, esa que llevo a todas partes. Esa foto en concreto es de las costas de Arica, en el norte de Chile. Están relacionadas con el tema de la guerra: me parece que son tanquetas viejas.
    Si te interesa chusmearlas, podé hacer una visita a la colección que está alojada aquí: https://picasaweb.google.com/hasenkanense/Blog# Tengo otra colección, que estoy comenzando, de fotos sepias. Recuerdo ahora que me ibas a dar algunas de tus fotos familiares antiguas.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí