Desaparecieron los resultados de las elecciones primarias del 14 de agosto

352

Imposible encontrarlos… ¿qué pasó? No sé.

En esta entrada de mi blog subí este comentario:

…Un ejercicio que suelo hacer siempre de una elección es consultar, uno o dos días después, los números desde la página web del Ministerio del Interior de la Presidencia de la Nación. Allí están los números reales, no los porcentajes que difunden los medios oficiales y opositores. Y me suelen dar bastantes sorpresas.  Los pueden consultar desde aquí.

Intenten hacer click en el link que hay en la cita y verán que no funciona… ahora. En ese momento funcionaba muy bien porque de allí saqué todos los datos que había consignado en ese artículo.

Si no están convencidos, prueben hacer esta búsqueda en Google: “primarias 2011 gob ar”. Les aparecerá este resultado. El primer link es este y no funciona. Lo que suelo hacer siempre, cuando no me funcionan estos link, es utilizar eso que dice “Caché” (es la memoria que guarda Google sobre lo que hay en la red). Bueno… tampoco aparece nada. O más bien aparece esto

Me surgen un montón de dudas: ¿por qué se borra información que es de interés público en una página del estado? ¿es posible que a cierta gente no le interese que se sigan estudiando los resultados… (hay quienes hablaron de fraude y fueron tomados “con sorna” por el Grupo Clarín…)? ¿cualquier hijo de vecina puede influir para que Google cambie o borre su memoria caché?

Diría mi amigo Juan: “Yo no creo en las brujas, pero que las hay las hay”… ¿estaremos hablando de brujas imaginarias o de cierta gente que no quiere que las cifras se recuerden? Parece que esto les ha molestado a algunos.

ACTUALIZACIÓN: Josefina Etienot (abogada y candidata a diputada en Entre Ríos) me ha dicho, vía el Facebook, que los datos continúan disponibles en la web del Poder Judicial de la Nación. Entran en esta página y, en la izquierda de la pantalla, hay una pestaña que dice: Justicia Nacional Electoral. Haciendo click allí aparecen los datos buscados. De todos modos, todavía sigo preguntándome porque desaparecieron las cosas que desaparecieron.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí