Cuarto poema del Servidor Sufriente

401

Como corolario a este cuarto poema que el Libro del Consuelo nos presenta sobran las palabras. Lo podemos leer en 52,13-53,12

Sí, mi Servidor triunfará: será exaltado y elevado a una altura muy grande.

Así como muchos quedaron horrorizados a causa de él, porque estaba tan desfigurado que su aspecto no era el de un hombre y su apariencia no era más la de un ser humano, así también él asombrará a muchas naciones, y ante él los reyes cerrarán la boca, porque verán lo que nunca se les había contado y comprenderán algo que nunca habían oído.

¿Quién creyó lo que nosotros hemos oído y a quién se le reveló el brazo del Señor?

El creció como un retoño en su presencia, como una raíz que brota de una tierra árida, sin forma ni hermosura que atrajera nuestras miradas, sin un aspecto que pudiera agradarnos. Despreciado, desechado por los hombres, abrumado de dolores y habituado al sufrimiento, como alguien ante quien se aparta el rostro, tan despreciado, que lo tuvimos por nada.

Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencia, y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado. El fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades. El castigo que nos da la paz recayó sobre él y por sus heridas fuimos sanados. Todos andábamos errantes como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, y el Señor hizo recaer sobre él las iniquidades de todos nosotros.

Al ser maltratado, se humillaba y ni siquiera abría su boca: como un cordero llevado al matadero, como una oveja muda ante el que la esquila, él no abría su boca. Fue detenido y juzgado injustamente, y ¿quién se preocupó de su suerte? Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes y golpeado por las rebeldías de mi pueblo. Se le dio un sepulcro con los malhechores y una tumba con los impíos, aunque no había cometido violencia ni había engaño en su boca.

El Señor quiso aplastarlo con el sufrimiento.

Si ofrece su vida en sacrificio de reparación, verá su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del Señor se cumplirá por medio de él. A causa de tantas fatigas, él verá la luz y, al saberlo, quedará saciado.
Mi Servidor justo justificará a muchos y cargará sobre sí las faltas de ellos. Por eso le daré una parte entre los grandes y él repartirá el botín junto con los poderosos. Porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los culpables, siendo así que llevaba el pecado de muchos e intercedía en favor de los culpables.

Que la lectio divina nos ayude a mirar al traspasado y, en él, descubrir un amor inmenso del Señor.

1 Comentario

  1. Hola Padre, como siempre cada pagina que nos regala con la Espiritualidad de Cristo, me lleva a acomodar muchas cosas y a soportar los latigasos de la vida, dejando que el corazón sea arrancado a pedazos de mi interior, y que todas heridas recibidas mañana a su lado tendran la cura. He aprendido que debo sentirme dichosa de sufrir, porque de esa manera lo amo, como el nos amo y ama. El llevar los sufrimientos con una sonrisa abrazada a su Cruz, seran la cura del alma. El me regalo un corazón dispuesto amar y por ese amor he de morir, con un corazón herido pero feliz, de que me vale un corazón sano, sin haridas, sin dolores y decir que soy feliz si no me jugue por nadie. Que el amor de Nuestro Señor lo ilumine siempre. Bendiciones.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí