Contemplar el misterio

520

Hoy cumplo cuatro años de presencia virtual. El año pasado conté la historia de los orígenes, así que no me voy a repetir. Decidí festejar con un “lavado de cara” a la apariencia del blog. Cada tanto tengo que hacerlo porque uso plantillas gratuitas que son un poco limitadas. La anterior no me permitía, entre otros detalles, manejar bien las imágenes que subía.

Esto ha mejorado así que enlazo una foto que tengo en Flickr. Es una lechuza. Y me habla de lo que uno intenta hacer con estos breves escritos cotidianos.Lechuza

La lechuza es un animal con una excelente visión nocturna, pero con dificultades para ver con plena luz solar. No es que sea ciega. Al contrario. Es demasiado sensible y, por eso, cuando hay exceso de luz se le dificulta ver con total nitidez. Se deslumbra.

Por eso fue la imagen que usaron en la antigüedad para describir el misterio de Dios. Este no es obscuridad sino un misterio de luz. Y hay tanta luz que nunca vemos todo con nitidez y, por eso, andamos a tientas y a los tumbos. El misterio de Dios es muchísimo más grande que lo que puede contemplar nuestra limitada inteligencia. Como nos recuerda Benedicto XVI citando a Ambrosio Auperto: “Cuando te escrutamos intelectualmente, no te descubrimos como eres verdaderamente; en cambio, cuando te amamos, te alcanzamos.

La Iglesia también es un misterio. No la podemos entender sino desde la fe y en el marco de la revelación cristiana y la acción del Espíritu Santo.Y tiene un componente humano a través del cual se cuela la maldad del pecado personal.

La lechuza tiene otra característica: puede ver con claridad en las tinieblas. Por eso prefiere cazar a la noche. Y, así, también se puede transformar en un símbolo de quién no ve nada más que las tinieblas producto de la maldad. Hay gente que se siente muy cómoda en esta obscuridad y ve todo desde allí. Y han gente que solo ve las oscuridades presente en la Iglesia. Existen, pero no son toda la realidad y no son la verdad última que alientan a quienes somos parte de ella.

Este blog tiene el deseo de contemplar el misterio de la luz, aunque ande a los porrazos porque, muchas veces, no encuentra las palabras justas para describirlo. Y si se mete en algunas obscuridades no es con el deseo de vivir en o desde ellas. Simplemente para darle algo de la luz de la Palabra así quedan en evidencia. Sin soberbia. Simplemente con la humildad de quién quiere compartir sus vivencias.

1 Comentario

  1. Es la primer vez que veo esta pagina y me quede super interesada sin embargo al igual que yo sin lugar a dudas lo estara mi mama le pasare la pagina para que pueda visitar tambien su blog. Saludos desde Guatemala.

  2. Hola amigos: Hoy en el trabajo, como saben que soy católica me dijeron sin anestesia lo que piensan de: Sus malos pastores, la pedofilia, el que no se deje firmar “angeles y demonios” en el Vaticano, el Obispo Lugo y un largo etc. Yo simplemente les dije que a los malos hay que enseñarles el camino y si no lo aceptan alejarse de ellos sean sacerdotes, camioneros, cantantes o cardenales. Ahora ¿No notaron como se están ensañando con la Iglesia? Benedicto casi no puede hablar, en cuanto dice algo o se tergiversa (con mala intención o por ignorancia) Saludos a todos Mariana

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí