Confiar en Jesús

298

“Señor, yo no soy digno que entres en mi casa, pero basta que digas una palabra”. Vivir en las actitudes concretas del Adviento: la humildad y la confianza en la Palabra.

Meditación del Evangelio de Hoy: Mateo 8,5-11

Al entrar en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, rogándole”:

“Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente”.

Jesús le dijo: “Yo mismo iré a curarlo”.

Pero el centurión respondió: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: ‘Ve’, él va, y a otro: ‘Ven’, él viene; y cuando digo a mi sirviente: ‘Tienes que hacer esto’, él lo hace”.

Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: “Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe. Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos”.

Una reflexión en video sobre confiar en Jesús

 

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.