“Condúceme” te necesita

144

Emiliano Cabrera es un joven paranaense que quiere alabar al Señor con la música. Y, junto a sus amigos, está participando de un concurso con el tema que acompaña este artículo.

El ya hizo lo suyo: componer la canción, hacer los arreglos, grabar y presentarse. Ahora nosotros podemos hacer algo muy sencillo por él: votar para que su canción gane.

¿Cómo? Pues hay que hacer click en este link y allí votar por él y su grupo.

¿Algo más? Si. Compartí este artículo entre tus conocidos así somos muchos los que votamos por él. ¿Te animás?

 

El testimonio del cantautor

El día 21 de agosto, meditando la Anunciación del Arcángel Gabriel a María Santísima, la Visitación de María a su prima Isabel y el Nacimiento de Jesucristo, alegremente me daba cuenta que estas situaciones son análogas a la experiencia que estuvimos pasando.

En primer lugar, un amigo me etiqueta en un posteo y me entero del concurso, y doy mi “Sí” (a modo de Anunciación); en segundo lugar, empiezo a componer los arreglos corales, a buscar hermanos que se comprometan y también den su “Sí” a este proyecto, a ensayar y, en general, a dejar varias cosas de lado (a modo de entrega por el servicio, comparado con la Visitación); y en tercer lugar, llegamos a la etapa final del Concurso (a modo de Nacimiento).

Y creo que Dios se ha hecho providente en todo esto, de modo que cada vez me convenzo más de que realmente no somos nosotros quienes lo llevamos adelante, sino que es Él quien permite y desarrolla todo y, en definitiva, quien nos conduce.

Tal vez ni yo, ni ninguno de los hermanos que me acompañan en esto, tengamos mayor mérito de victoria que el resto de los participantes. Pero así como lo expresa San Pablo en 1Cor 13,4-7, en su corazón, el Amor, no se basa en el mérito del amado. Y hoy veo claramente que esta canción es ese medio por el cual cada uno de nosotros puede devolverle las gracias a Dios por todo aquello que, sin nosotros haber hecho nada por conseguirlo, Él nos ha dado (una vida, la posibilidad de conseguir La Vida, talentos, una Madre, y todo lo que nos compete esencialmente) y, de esta forma, proclamarle que venga, nos conduzca, nos transforme en personas santas, y que nos guíe ante las dificultades de la vida para así volver a Él, a través de su Camino.

Por todo eso, pienso que no soy simplemente yo, Emiliano, quien debe ser el ganador del Concurso, sino que esta canción, que Dios permitió que componga, debe ser un medio para que toda la Iglesia de Cristo pueda triunfar.

Antes de dejar este artículo…

¿Ya votaste? Si no lo has hecho todavía, hacélo haciendo clik en este link. Es sencillísimo… sólo te lleva 30 segundos de tu valioso tiempo.

¿Algo más? Compartí este artículo en tus redes sociales con los íconos que están más abajo.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí