Como Tarzán después de la gripe

387

Es un dicho que he repetido muchísimas veces, en tono de broma. Pero ahora me siento de esa manera. Desde el sábado estoy con un estado gripal. Desganado totalmente, he continuado con mis tareas pastorales mínimas: las Misas del sábado y del domingo fueron a media voz. Si las homilías fueron de algún provecho para alguien, es otra (de las numerosas que ya tengo) comprobación de la existencia de Espíritu Santo aprovechándose de nuestras debilidades.

Suspendí algunas actividades y a otras le tuve que poner el cuero. El lunes por la tarde, en Paraná, dimos una charla con una psicóloga a los padres de la escuela parroquial de la cual soy el Apoderado Legal. Para ese entonces la gripe se había confabulado con una irritación de la garganta que me dejó la mitad de la voz. Uno agradece la presencia de la tecnología: con un powerpoint presenté mi parte y dejé que la Fer se hiciera cargo del resto. Para colmo (no es una queja, sino la constatación de algo bueno) el salón estaba repleto y había personas paradas.

El martes, luego de la Misa matutina en el Monasterio, decidí hacerle caso a mi cuerpo: la gripe se cura con cama. A la media hora, golpes desaforados en la puerta. Primera intención, ignorarlos. Primera reacción, ante la insistencia, abrir con cara de pocos amigos. Era el pintor que venía a tomar medidas en el Templo para pasar el presupuesto… Le agradecí que me avisara que había dejado las luces prendidas del auto, le entregué el llavero, le dije que cuando terminara abriera la puerta y le dejara… y volví a mi lecho de convalecencia. No se porqué, pero ese día el teléfono sonó como nunca… y no era porque se interesaran por mi salud. Es más, se daban cuenta de mi estado al escuchar el sonido cavernoso que producían mis cuerdas vocales al atenderlos con un débil “parroquia”. A pesar de todo, ese día dormí casi ocho horas. Y a la noche, varias mas.

El miércoles fue interesante. Misa en el Monasterio a la mañana. Siesta matinal hasta el mediodía. Almuerzo (sin ganas). Y tratar de preparar las clases. Porque tenía que dar tres horas de Teología Pastoral en Paraná a las 18.00 No podía faltar porque las y los alumnos tienen un parcial con este profe el miércoles que viene… Las clases fueron cómicas… Venían de un parcial de Metafísica y se notaba que estaban todos “filtrados” (cansados para los no argentinos) de tanto darle a los libros. Ellos con una cara que daba lástima y yo con una voz cansina y la cabeza que no estaba a pleno. Gracias a Dios que el mate nos ayuda a todos a despejarnos un poquitito.

El jueves, Misa en el convento y encierro en la habitación. No acostado, pero con ganas. Y, a las tres de la tarde, otra Misa para despedir a una difunta y la disculpa de no poder acompañarlos en la procesión al cementerio para la sepultura. Luego, con el caer del sol, la cabeza se me comienza a despejar lentamente. Es más, dormí a la noche despertándome una sola vez.

Hoy, luego de la Misa Monacal, terminé con mi cursito de Comunicación Institucional en el Seminario de Paraná. Por la tarde, limpié y arreglé mi habitación. En este momento, al ver la ropa sucia en el canasto, el escritorio ordenado y la mesita de la compu libre de todo elemento ajeno a lo que se necesita sobre ella, me siento raro. O, más bien, siento que estoy bastante mejorado.

Ese Tarzán después de la gripe no tenía fuerza para nada. Lo que no he tenido en esta semana, y ho he recuperado todavía plenamente, es la lucidez mental para seguir escribiendo en el blog. Pero paciencia… ya vendrán tiempos mejores.

Ah, me miro en el espejo y veo mi cara más flaca… los pantalones me quedan volando… el cinto llegó a su último agujero… pero la balancita me dice que bajé solamente dos kilitos. ¿Alguien sabe como hacer para bajar la panza, que es donde se acumulan los 10 kilitos que tengo de más?

1 Comentario

  1. Ante todo: está en nuestras oraciones, y me alegro que se mejore.
    Padre, hay una sola manera efcaz de bajar la panza: ejercicio. No hace falta matarse: combine una buena caminata diaria con series de abdominales. Póngale una serie de 10 cada día, por una semana (no le lleva más de 3 minutos). La semana siguiente: una serie de 15 cada día. La semana siguiente: dos series de 10, una a la mañana, otra a la tarde (ta’ bueno para acompañar antes o después de Laudes y Visperas). Después, si quiere, le paso un plan detallado.
    Hay que aprovechar que los hombres bajamos la panza mucho más rápidamente que las mujeres.
    Saludos

  2. Hola!! que tal?? llegué a tu sitio por pura casualidad, y le estuve dando una hojeada así a grandes rasgos.
    Me pareció muy “simpático” el espacio, digo simpático porque nose me ocurre otra palabra. La verdad te felicito, me pareció interesante y realmente bueno que como cura tengas tu blog.Es un modo de hacer a los curas un poco mas cercanos. Juan Pablo II en una de sus Mensajes a los comunicadores sociales de no me acuerdo qué año, hablaba de la importancia de utilizar los medios de comunicación y las nuevas tecnologías al máximo para llevar el mensaje de Cristo. Y el blog es un modo de ellos.
    Por lo que me comentó un cura amigo de aca de Cba, Javier, Bergoglio no sabe ni prender la compu y escribe a máquina… y sin embargo es muy sabio. Pero me gusta más la imágen de Juan Pablo II con mil años y escribiendo en la compu jajaja. Me da la impresión que es un modo de llegar aún mas lejos, y embarcarnos de pleno en la Nueva Evangelización.
    Soy joven y estudio comunicación y locución, y permanentemente me saco la cabeza pensando en nuevas formas de llegar a los lugares donde no estamos llegando con el mensaje, y con un modo renovado y fresco. Estoy convencida que lso medios, tanto los tradicionales -radio,tv y prensa- como los nuevos, son un lugar central donde entran en juego grandes posibilidades para la iglesia del nuevo tiempo.
    Saludos al p.Rubén Bellantes, auqnue debe andar viajando seguramente. Su tarea en América Latina con la radio, parece que es demandante.

    Un fuerte abrazo. Un verdadero gusto. ¡ANIMO!

    Milagros
    (milirodon@hotmail.com)

  3. Que bueno eso de tomar con humor lo que nos pasa. Pero la gripe se cura con cama o al menos adentro. Sino fuera porque creo realmente que Dios te quiso cuidar, estarías en terapia intensiva. Hay que cuidarse, si realmente estás enfermo ni las monjitas, ni nadie se iban a morir por unos días sin misa.
    Yo también estoy saliendo de algo así como gripe o bronquitis y parezco don Gregorio (y don Gregorio cuando va a cantar?) Jaja..
    Aahh!!! Menos mal que no estabas para escribir en el blog porque sino escribís diez páginas.
    Eso habla de alegría interior, me alegra. Qué seas feliz

  4. Ayer estuvimos leyendo este post en la parroquia , éramos 3 (Olga, Marcela y yo) y a todas nos trajo recuerdos y nos estuvimos acordando de vos. Pero hay una parte en que nos costo reconocerte, eso del orden……es difícil de imaginar, pero bueno dijimos todo puede ser. Cuando andes cerca visítanos, no te pierdas. Saludos desde San Cayetano.

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí