Comienzan las sorpresas del Señor

397

Tengo bastante abandonado el blog. No es para menos. Desde el 30 de Marzo estoy en mi nuevo destino pastoral: la cuasiparroquia Santa Ana de la Aldea María Luisa.

Para quienes me preguntaron, y para el resto también, les cuento que es una localidad de unos ochocientos habitantes que se encuentra a unos 25 Km de Paraná. Para más datos de ubicación pueden consultar aquí.

Esta Aldea, como muchas otras en mi provincia, está habitada en su gran mayoría por descendientes de los denominados Alemanes del Volga. Ya de entrada me siento medio en casa, porque mi mamá tiene esa ascendencia. Es gente muy sencilla, trabajadora y afable. Con una larga tradición (para lo que es la historia de mi provincia). La Aldea tiene más de 120 años. La casa donde estoy viviendo cumplirá 100 años en el 2009. Ya se las mostraré y les contaré las historias lugareñas.

En una entrada anterior traía a colación las palabras de una amiga: “dejáte sorprender por el Señor”. Y el Señor me está sorprendiendo de varias maneras. Hoy les adelanto una.

Dentro de las tareas que me asignó el Obispo estaba el ser Capellán de las Monjas Benedictinas del Monasterio Nuestra Señora del Paraná, situado a unos dos kilómetros de la Aldea. Tarea que acepté “entre dientes” porque ni conocía ni me simpatizaban estas hermanitas. El problema era, supongo ahora, lo primero: no las conocía. Les celebro la Misa de lunes a sábado a las 8.30 y los domingos a las 11 hs. El primer día me ganaron el corazón y me hicieron sentir en casa, algo muy propio de la espiritualidad benedictina. Así que una de las cosas que agradezco (verdadera sorpresa del Señor) es esta Misa diaria. Celebran con una unción y unos cantos tan lindos que me hacen sentir en el cielo. Les muestro una foto (la primera que subo al blog… la calidad no es buena… pero estoy aprendiendo).

Se ven tres bloques en la construcción. De izquierda a derecha son: la hospedería, la capilla y la residencia de las hermanas. Todo en medio de un predio al que, sólo con entrar, a uno le contagia la paz. Ya les mostraré fotos de las hermanas, si es que quieren que les saque (sino me las arreglaré igual).

Mañana comenzaré el retiro espiritual que todos los años hacemos los sacerdotes. Será hasta el viernes al medio día. Así que volveré a abandonar el blog hasta entonces. Pero rezaré por todos los visitantes, especialmente por todos aquellos que han dejado pedidos de oraciones.

1 Comentario

  1. No hay qu erezongar, uno se debe morder la lengua, casi siempre. Se ve precioso el lugar, padre. Debe ser una ilusión poder tratar personalmente a su grey y para ellos debe ser un lujo contar con un sacerdote para ellos nada más.

    Saludos de Chile

  2. Me llena el corazón de gozo esto que te pasa. Viste El es quien sabe lo que necesita cada uno de nosotros. Justo hoy que oramos por los sacerdotes tomando la lectura del domingo, le agradecí a Dios por tu soledad , porque seguramente tenia algo mejor para ofrecete , que lo que tenias acá, algo que tiene que ver con tu relación con El . Y a EL le gusta hacernos trampas para tenernos mas en Su Corazón.
    Que Dios te siga bendiciendo

  3. Aunque esta entrada en su blog sea antigua, le cuento que yo también tengo mezcla de nacionalidades y mi padre era suizo. Hablo muy poco de Alemán pero hace poco tiempo hice amistad a través de YT con un monje y sacerdote Benedictino en .de Le paso el sitio web del monasterio y si desea, le paso el enlace de su canal en un mail, por si le interesa estar en contacto. Creo que él habla algo de Italiano, tengo que preguntarle. Nos comunicamos en Inglés. Me gusta mucho el carisma Benedictino, y también el Franciscano .

    http://www.urbanplus.com/weltenburg/index.html

  4. Que bendición Padre!!! Creo que será una instancia muy propicia para seguir yendo “mar adentro”, porque quizás allí se produzcan “pescas milagrosas”…Muchas almas sedientas del amor, la alegría y el perdón de Dios te estaban esperando…Que sea todo para Gloria de Gloria del Padre eterno!!! Aleluia!!!

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí