Como ustedes saben muy bien, la Biblia en castellano que solemos leer no es un escrito original. Es una traducción de textos en hebreo o griego. Pero no tenemos ningún texto original. Traducimos de textos antiguos que fueron transcriptos muchos años despues. Era la labor paciente de los copistas.

Uno de ellos es el «Codex Sinaiticus». Este manuscrito fue realizado entre los años 330 y 350. Durante muchos siglos estuvo en el Monasterio San Catalina del Monte Sinaí. Luego fue llevado en parte a Alemania y Rusia. Inglaterra compró a los rusos una gran porción.

Por un acuerdo entre la Biblioteca Británica, la Biblioteca Universitaria de Leipzig y la Biblioteca Nacional de Rusia, se ha digitalizado el texto y ahora se lo puede consultar desde  este link. Para nosotros (que no entendemos el griego) solamente una curiosidad, pero una inmensa alegría para los exégetas bíblicos de todo el mundo, sobre todo para los de la periferia.

Cabe acotar que no es la Biblia más antigua del mundo, como titulara algún medio local, sino que le es un poco anterior el «Codex Vaticanus»

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorCaritas in veritate
Artículo siguienteClave de lectura de Caritas in veritate
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!