Balance del blog durante el MMX

423

Es propio de estos tiempos hacer memoria de lo hecho durante el año que ha terminado. Aunque a los argentinos el calor nos tiene con los sesos hechos chicharrones. Pero amerita repasar, sobre todo para dejar constancia, el lento transcurrir de esta bitácora por el extinto año. Y, en ese sentido, es bueno hacerlo desde los números que las estadísticas del blog me cantan.

Tengo tres sistemas diferentes de medir las visitas y el movimiento de ellas en este sitio. El primero es el que me proporciona el hosting que tengo contratado como casa para esperar sus visitas. Se denomina Awstats y es el que “mejor” cifras me da. Por eso es el primero que les muestro (jeje).

Ya nos vamos a detener en analizar el porque de estas cifras. Otro es el que me provee gratuitamente WordPress, que es el sistema que uso para publicar el blog. Se llama Site Stats. Esta es una de las varias tablas con estadísticas. Va incluido parte del año 2009 porque es cuando lo comencé a usar.

Por último, como la mayoría de los visitantes llegan a través del buscador Google, su Analitycs me da estos números para el año pasado:

Lo primero que uno ve es que el año comenzó con un ritmo ascendente de visitas hasta que el el segundo mes (concretamente el 14 de febrero) se caen. No fue porque me invadieron el blog con un malware. El problema más grande es que me gusta jugar con los códigos del sitio (es que a esto también yo lo tomo como un entretenimiento). Y a mediados de diciembre había descubierto algo que se llamaba robots.txt que le indica a los buscadores (google, yahoo, bing…) por donde ingresar, que cosas tomar en cuenta para invitar a la gente a visitarme y que cosas no indexar. Juego va, juego viene… supuse que había borrado totalmente este archivito. Pero no fue así. Lo había dejado y le había escrito esta sola línea:

Disallow: /*

¿Qué dice esto? A los buscadores les dice que entren en mi blog hasta padrefabian.com.ar/ pero después de esa barra no lean nada. Si se fijan arriba en el buscador esta página en concreto es: http://padrefabian.com.ar/balance-del-blog-durante-el-mmx Por lo tanto le había ordenado que no entraran más allá de la puerta, que en este caso es la barra / (todo lo que puse en negritas). En otras palabras… mi casita estaba cerrada para ellos porque los consideraba personas no gratas. Y lo peor no fue que se ofendieran. Lo peor es que me tomaron en serio y no volvieron más por aquí. Eso fue ocurriendo de a poco durante enero hasta que el 14 de febrero desaparecieron del todo. O, más bien, yo desaparecí de sus directorios.

Cuando me di cuenta del problema, me puse a estudiar como hacer un nuevo robots.txt más amigable con la gente (que no le cierre la puerta en la cara a nadie) y lo subí al blog (no lo busquen ni pregunten por que son de esos códigos que ustedes no pueden ver… aunque existen). Luego volví a solicitar a los buscadores que pasaran por mi casita a visitarla. Claro que como son muy sensibles se ofenden rápido pero tardan seis meses en perdonar… ¡paciencia!

En esa época, para evitar que el blog desapareciera por completo (más allá de los lectores suscriptos por correo electrónico y los que visitan directamente) aprendí a interactuar con dos redes sociales que, hasta ese momento, casi no le daba atención: twitter y facebook. Ellas (especialmente la última) fue la que generaba visitas a este sitio y lo mantenía en terapia intensiva.

El 24 de agosto (recuerdo porque es la fiesta de la fundación de mi pueblo: Hasenkamp) el blog volvió a revivir. Habían transcurrido seis meses y diez días de la hecatombe. Diez días más de lo que había que esperar para reposicionarse.

La verdad es que, más allá de la amargura de haber suicidado el blog por una metida de dedos inconsciente, aprendí alguito sobre los códigos del blog y sobre lo que se llama posicionamiento SEO (técnicas para que aparezcan más arriba en los buscadores y así te puedan visitar más gente). Aunque la temática del blog no es muy atrayente para el público en general y, por eso, los visitantes no son muchos (consuelo), algo se puede hacer. Tengo que aprender más sobre el tema. Espero poder conseguir este año algún libro al respecto, para mis momentos de ocio creativo (o destructivo del blog… jeje).

Ahora quisiera reflexionar sobre los tres picos de visitas que tiene el blog. En el cuadro de Google Analytics son más evidentes. En los otros están igual, pero no con dibujos sino en las cifras.

El mayor está en enero y en diciembre. Como es un blog católico uno podría pensar que es por las fiestas navideñas. Pero no es así. Simplemente escribo en noviembre una entrada con el nombre “horóscopo 20xx” y en diciembre otra “predicciones 20xx”. Es impresionante la gente que la visita. Hasta este momento en que estoy escribiendo a “horóscopo 2011” la visitaron 8.448 veces y a “predicciones 2011” la vieron 6256 veces. Esto pone en evidencia el mundo cuasi-pagano en el cual estamos viviendo. Yo, por mi parte, aprovecho que son palabras que generan visitas y entonces (mediante técnicas SEO) las posiciono en los buscadores y les pongo algún contenido que sea evangelizador. Algo de eso de ser astuto como serpiente está en el trasfondo de esta acción.

El otro pico alto (en medio de la depresión anémica en los buscadores del momento) fue alrededor del 28 de junio. Las visitas top del momento fueron las relacionadas con las marchas a favor de una familia con papa y mamá que se hicieron aquí en Paraná. Y los visitantes no fueron, precisamente, los católicos participantes sino los miembros del “colectivo gay”. Allí me di cuenta como una minoría puede hacer un fuerte lobby para lograr sancionar leyes que los beneficien. No solamente visitaron en masa sino que muchísimos opinaron dando fundamentos a lo que querían (y que finalmente se sancionó… le sea tenido en cuenta al Néstor cuando se presente al Juicio).

El tercero tiene que ver con el Encuentro de Mujeres Autoconvocadas en Paraná. Lo bueno de esto es que este blog sirvió para publicar algunas cosas que no salían en los medios. En este período visitaron y opinaron varios católicos, aunque a uno de ellos le dedicara esta entrada a fines de año.

A fines de año cambié la apariencia del blog. Hay algunos a los que les gustó y a otros que no (con buenas razones). Estoy pensado en volver nuevamente a cambiarla porque me han dicho que se hace difícil leer entre tantos datos disponibles: volver a otra más sencilla (hay quién se ofreció a ayudarme en la programación). Ya veremos. ¿Más opiniones o me quedo con las que ya me dieron varios?

En fin, un año interesante en el que, además de los contenidos propuestos, me sirvió para aprender un poquito sobre WordPress y SEO y también sobre los signos de los tiempos que se expresaron en los picos de visitas al blog. Veremos lo que se depara este año.

1 Comentario

  1. Padre, el apostolado 2.0. tiene estas complicaciones interesantes. La seducción en el aspecto es importante para que descubran el contenido. Y quien no quiere tener linda la casa no?
    Deseo que el Señor lo siga bendiciendo para alabanza y gloria de su Santo Nombre.
    Espero su bendición.
    Un fuerte abrazo

    PD ¡Salimos de la promoción! o ¿Salimos de la promoción?. Otro abrazo

  2. Hay Padre, otra vez hablando en mandarín para mi. Bueno, para felicidad suya,creo entender que el balance fue positivo y nunca me olvidaré de esas dos fechas (14 de febrero y 24 de agosto) porque coinciden con el nacimiento de mi madre y de mi padre, respectivamente. Yo conocí el blog por la gacetilla de la Parroquia Nuestra Señora del Luján, entre agosto y septiembre pasados. Con respecto al diseño del mismo, me resulta más dinámico éste que el anterior, es cuestión de acostumbrarnos. Gracias por comentarnos estas simples cosas.

  3. JA…JA…JA…Padre si Marial dice que le hablas en mandarín, que queres que te diga yo.
    Pero lo que si te puedo decir es que si medis por las veces que se abre tu blog , no deberían contar las veces que lo abro yo , porque no siempre le dedico tiempo solo miro si hay algo nuevo y cierro . Pero claro se marca la entrada. Bueno para tu alegría te sumo . Te estoy cargando aunque sea verdad. Bendiciones

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí