Atardecer en Valle María

367

Estoy volviendo a aprender a sacar fotos. Hace muchos años, 1985, hice un curso en la Facultad sobre fotografía reflex. Luego, en 1997, en Chile volví a hacer otro. En ambos casos usé cámaras analógicas… es decir de las que usan los rollos que luego debían ser revelados. En ambos casos las cámaras eran prestadas. Así que por no contar con máquina propia, ni tener dinero para gastar en revelados, no pude despuntar el vicio. Hoy le dicen hobby.

Luego me compré una camarita automática con rollo. Saqué muchas fotos de ocasión. Hace unos 6 años pude adquirir una digital, pero era también automática. Así que me divertía haciendo los encuadres mejores que podía. Para más no me daba. La mayoría de las fotos de este blog están tomadas con ese aparato.

Con el robo de esa maquinita, Providencia mediante, me pude hacer de dos. Una parecida a la que me robaron y otra reflex. Así que ahora estamos experimentando de nuevo con eso de la apertura del diafragma, la velocidad de obturación y el iso. Muy básico lo mío, pero como no se gasta en revelado se puede sacar mucho… y probar… y borrar… y probar… y borrar…

Ya les mostré una serie de fotos bajo el nombre “patitas peregrinas“. Hoy les quiero compartir las que saqué hac e un mes atrás. Fue luego de la reunión general del clero en noviembre. La Casa de Retiros estaba cerca del Balneario de Valle María. Así que me acerqué allí… me puse repelente contra mosquitos… y me dediqué una hora larga a darle click al obturador. Muchísimas fotos son para el olvido. Como esta:

Pero, cara rota como soy, se las quiero compartir. Pensé en subirlas a mi página pero eran muchas. Así que se me ocurrió hacerlas un video y colgarla en el Youtube. Hace dos semanas que intento hacerlo… pero mi compu sigue en terapia intensiva y se me colgaba ni bien comenzaba a editar. Hoy logré hacerlo con una netbook. Este es el resultado:

Todo esto me hace darme cuenta de lo poquísimo que se sobre el arte de la fotografía. He tratado de investigar a través del internet y he hecho varios “cursos virtuales” a través de tutorías gratuitas. Pero… me convencí de que no se avanza con ese material más allá de lo básico. Así que tengo pensado o en comprarme un libro sobre fotografía digital que me ayude a aprender más o hacer un curso sobre el tema. El problema del curso son mis tiempos y mi lejanía del centro de la ciudad, que es dónde se hacen. Así que lo más probable es que me decante por el libro. Pero eso lo veremos el año que viene. Por ahora… a seguir gatillando el obturador de manera manual: despues de varios intentos suele quedar algo que se parece a un 10% de lo imaginado. 😀

1 Comentario

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí