Arrepentido, fue

206

“Un hombre tenía dos hijos y los invitó a trabajar en su viña”. Dos hijos, dos actitudes: apariencia o conversión. Lo que vale no es la apariencia sino la actitud final: fue arrepentido.

Meditación del Evangelio de Hoy: Mateo 21,28-32

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:

“¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: ‘Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña’. El respondió: ‘No quiero’. Pero después se arrepintió y fue.

Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: ‘Voy, Señor’, pero no fue.

¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?”.

“El primero”, le respondieron.

Jesús les dijo: “Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios. En efecto, Juan vino a ustedes por el camino de la justicia y no creyeron en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero ustedes, ni siquiera al ver este ejemplo, se han arrepentido ni han creído en él”.

Una reflexión en video sobre el ir arrepentido

 

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.