Aniversario olvidado del blog

392

Si. Nuevamente me olvidé de festejar mi aniversario en este blog. El 2 de mayo se cumplieron ¡nueve años! de publicaciones. Ya les conté alguna vez como surgió el “emprendimiento”. Así que no voy a repetirme. El jueves y viernes estuve de visita a mi familia en Hasenkamp. Volviendo a Paraná me detuve en la ruta a sacarle fotos al anochecer. Esta es una de las fotos que más me gustaron (las otras las iré compartiendo con el tiempo).

El año pasado como festejo preparé una nueva cara del blog, que es la que están ahora disfrutando (con algunos retoques que les di). Luego de eso… surgieron algunas novedades que ustedes tal vez no conocen. La más linda, que me cambié de alojamiento al que ofrece la empresa argentina Solo10. Otra también linda es que me hice partner del sitio Aleteia y, de vez en cuando, me suben algún artículo de los que aquí publico.

De paso les comento otra alegría: con el Canal de Televisión de la Diócesis de Concordia hicimos una serie de programas (17), de unos 25 minutos de duración cada uno, sobre los capítulos 1 y 2 de la Constitución Dogmática Lumen Gentium. Una especie de prolongación televisiva del programa radial Concilium. Ellos comenzaron a mandarlo al aire semanalmente a principios de abril. Yo los comenzaré a subir a mi canal de Youtube hoy. Espero compartirlo todos los martes desde este blog.

La mala noticia que tengo es que bajó el número de visitantes desde unos 10.000 mensuales a poco más de 5.000. Fue allá a mediados de mayo del año pasado. No sé exactamente por qué ocurrió, pero estimo haber sido penalizado por Google por algún motivo. Hice algunos arreglos de lo que supongo podría haber sido el error cometido, pero hasta ahora no le di con la tecla para volver a posicionarme en el buscador preferido de la gente. Esto desmoraliza un tanto.

En fin… Con este problema de visitas, sumado a la baja interacción en comentarios y las pocas ganas de escribir que se tiene de vez en cuando… uno se cuestiona si vale la pena seguir manteniendo con vida el blog.

1 Comentario

  1. Hola Padre Fabian!
    Le cuento que soy de Guadalajara, Jalisco en ¡México! … Me topé con su blog en uno de esos días en los que andas buscando información para complementar tus trabajos escolares :). Estudio sociología en la universidad de Guadalajara y en mi carrera las cosas de Dios están muy olvidadas así es de que en varios de mis trabajos me he empeñado en hablar de Dios sin decir su nombre y le confieso que algunos de sus post me han sido de gran ayuda para reflexionar sobre algunos temas, ya que la forma que usted tiene para explicar las cuestiones de Dios son realmente buenas!, amenas y comprensibles (no solo al espíritu sino a la razón).
    Recibo notificaciones cada que sube un post nuevo, lo leo y cierro… 🙁 Le pido sinceras disculpas por no haberle hecho un comentario hasta el momento, a veces ando tan rápido que no me tomo el tiempo para realizar una aportación.

    Felicidades por su blog, en serio es bueno 🙂 aporta y muestra la cara de Dios que Jesucristo nos rebela ¡Dios como un padre amoroso y sin prejuicios para nosotros, con los brazos abiertos y acompañándonos en el peregrinar de la vida, que en realidad es bastante divertida!
    Admiro su simplicidad, alegría y la capacidad que Dios le ha dado para contemplar las cosas simples y profundas 🙂 … Como usted mismo lo decía en un post en el que hablaba justo de las pocas veces que nos detenemos a admirar la belleza de las cosas, tanto que hasta a veces pasan desapercibidas (Es un post en donde puso la imagen de una flor muy bonita) :).

    Muchos abrazos Padre Fabián, Gracia y Paz en Cristo Jesús!!!!!

  2. Querido Padre: ¡No se me desanime! Yo tengo 3 blogcitos, uno con 27, uno con 30 y uno en el que escribo para mí y para el Amado, los dos primeros ya tienen casi 5 años, y sigo adelante.
    El suyo es fantástico, y si bien no le escribo casi para nada, me gustaría que sepa que leo todas sus notas (especialmente las que no son muy largas, jajajaja) y veo su canal de YouTube,
    ¡Ojalá yo tuviera al menos 100 seguidores!

    Un cariño grande, unos matecitos espumosos y calentitos y mi humilde oración.

    En comunión de oraciones

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí