Aburrimiento existencial

418

Frente a la finitud, a la ansiedad de lo bueno, verdadero y bello, nos situamos en actitud de cuestionamiento que exige respuesta. La realidad nos oprime. Exigimos algo distinto, algo que nos cambie. Probamos muchos caminos para lograrlo. Inventamos nuestros propios caminos. Caemos en el determinismo del destino o de los astros. Pero el aburrimiento igualmente nos invade. Porque no hay aburrimiento existencial más profundo que querer llenar la pasión por lo absoluto que pide el corazón, con lo pequeñamente limitado que puede crear mi imaginación.

Pero… la existencia cristiana nos propone otra realidad: salvados (Ef 2,8). Al Absoluto no lo invento sino que lo encuentro. Sale hacia mí y me saluda, me invita a entrar en su Reino de libertad y de amor. La verdadera realidad es esta: hay un Camino Verdadero que da Vida (Jn 14,6). Es este el que nos salva. Aunque no nos demos cuenta o no lo queramos. Es la gracia derramada lo que da el sentido y hace desaparecer el negro sopor que pesa sobre el aburrido. Es el don lo que me mantiene en la vida verdadera. Más aún, lo que da esta vida. ¿Y de mi parte? La apertura mediante la fe. Mi primer acto es dejar que el “Otro” actúe sobre mí y me salve. Lo demás viene por añadidura.

6 Comentarios

  1. Que necesidad tenemos todos los seres humanos por buscar la plenitud, y muchas veces nos equivocamos, buscando en lo material. Que responsabilidad la nuestra, la de los cristianos, que sabiendo lo que nos regala el Señor a través del bautismo, y del Espíritu Santo, debemos transmitirlo a todos los que nos rodean. Que lugar tendremos para el aburrimiento? Manos a la obra!!!

  2. Muy bueno . Ahora no tengo tiempo para decir mas. Sigo sin poder ver todo lo que estaba a la derecha, como por ejemplo “comentarios recientes”

  3. Muy bueno, gracias por compartís estos paginas y comentario debo decir ,,, todas las riquezas que me he perdido. Hoy es un gozo esta lectura, bendito Dios. Ánimo a todos los hermanos que se metan en la pagina y disfruten de la sabiduría de Dios…..

Tu opinión nos interesa.

Ingrese su comentario
Entre su nombre aquí