Muchas entradas en este blog son escritas con un gozo grande. Hoy, a ese gozo, le añado un gran orgullo (del bueno, de ese que tenemos por las cosas buenas que pasan). No por las palabras que pronuncie quién escribe, sino por el tema de la entrada: el 5° aniversario del pontificado de Benedicto 16.

Si bien casi la mayor parte de mi vida ha transcurrido bajo el pastoreo de Juan Pablo II (a quién quiero un montonazo y le debo, prácticamente, mi vocación sacerdotal), este blog casi es contemporáneo con Benedicto. Por eso he tenido la oportunidad de dejar por escrito mis pareceres sobre su accionar y sobre las repercusiones mediaticas que han tenido.

La Prensa profana ha dicho poco y mal de sus actividades. Un pequeño resumen del VIS viene en nuestra ayuda y nos dice que:

En estos cinco años de pontificado Benedicto XVI ha publicado tres encíclicas: “Deus caritas est” (25 de diciembre 2005), “Spe salvi” (27 noviembre 2007) y “Caritas in veritate” (30 junio 2009); una exhortación apostólica sobre la Eucaristía; la constitución apostólica “Anglicanorum coetibus”, nueve motu proprio, el libro “Jesús de Nazaret” y cientos de textos entre discursos, homilías, cartas y mensajes. Ha efectuado 14 viajes apostólicos internacionales y 16 visitas pastorales en Italia. Entre los acontecimientos más significativos de su pontificado se encuentran la visita ad Auschwitz (2006), a la Mezquita Azul en Turquía (2006), el discurso ante las Naciones Unidas (2008) y la visita a la sinagoga de Roma (2010). Ha convocado dos Sínodos, el primero sobre la Palabra de Dios (2008), el segundo sobre África (2009), mientras el tercero dedicado a Oriente Medio se celebrará este año.

Si algo de esto era cubierto por los medios, solamente era para crear conflictos. He dejado mi postura sobre la manera que fue recibida la Sacramentum Caritatis; el Motu Propio sobre la Misa en latín; el discurso en Ratisbona sobre los musulmanes y sus repercusiones concretas en el dialogo con ellos; el levantamiento de la excomunión a los obispos lefebristas; la buena noticias de los Anglicanos que piden ingresar a la Católica. No me perdí las noticias de color como la del jeque Tayssir Attamini o la del «Papa araña«. Tampoco dejé de registrar el salpique de barro que se le quiere hacer por el tema del abuso de menores por parte de algunos sacerdotes. Hubo otros más sobre textos o acciones, pero para muestra del «espíritu del mundo» bastan estos.

Pero, si tengo que elegir una con la cual me siento identificado, es la primera que escribí. Allí recogí su primer mensaje, cuando fue elegido. Una simple palabra, prosigamos, nos invita a no quedarnos parados. La fidelidad a Cristo y a su Iglesia nos impele: prosigamos. Los invito a releerla desde aquí.

Todo lo que ha repercutido sobre su accionar en estos cinco años, especialmente los últimos intentos desesperados de vincularlo a él en cosas que no ha hecho pero que ha combatido buscando una purificación eclesial, me hacen pensar en la realidad de las palabras de Jesús en Mateo 5,10-12 y  16,18.

Hoy, en su aniversario, ofrezco la Misa por sus intenciones y por su salud. Los invito a ustedes a sumarse con un Avemaría por lo mismo y un Gloria a Dios por el Papa que Él nos ha regalado.

ACTUALIZACIÓN: en Zenit pueden leer un interesante resumen de sus actividades en estos cinco años.

Espacio de publicidad automática - No necesariamente estamos de acuerdo con el contenido
Artículo anteriorEl mensaje de Benedicto 16
Artículo siguienteMujeres autoconvocadas: fundamentos antropológicos
Sacerdote. Párroco. Viejo bloguero que sigue utilizando las redes para evangelizar. En las buenas y en las malas... ¡hincha de River!